Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
INMENSO MESSI

Villa regresa al fútbol en la victoria fácil del Barça por 0-2 ante el Dinamo de Bucarest

Partido sencillo para el Barça de Tito contra el Dinamo de Bucarest en el que los azulgranas se impusieron con claridad a los rumanos por 0-2, en un choque en el que Leo Messi estuvo espectacular y en el que Villa volvió a sentirse futbolista ocho meses después.

Messi celebra un gol Messi celebra un gol | Foto: EFE

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 11/08/2012 a las 21:25 horas

Prueba superada para el Barça en su encuentro contra el Dinamo de Bucarest. Los de Tito Vilanova siguieron su camino hacia la reconquista de la Liga y la Champions con una victoria clara ante los rumanos por 0-2 con goles de Messi y de Afellay en un partido en el que el argentino estuvo imparable y en el que vimos nuevamente a David Villa sobre un terreno de juego.

Un partido que sirvió para seguir comprobando la evolución del nuevo Barcelona de Tito Vilanova. Un Barça que sigue la estela del que entrenase Guardiola, apostando por el toque, por las posesiones largas, y por buscar a Leo Messi en cada jugada de ataque para que el argentino rematase, realizase una jugada personal o combinase con paredes con Alexis Sánchez en la típica jugada con paredes de los azulgranas.

No tardó demasiado el conjunto de Tito en poner el partido a su favor. Ni tan siquiera llevábamos diez minutos de partido cuando la dupla Leo - Alexis se puso manos a la obra en una de sus famosas combinaciones con el chileno dejando un balón para que el argentino rematase raso desde dentro del área ante el que nada pudo hacer el portero del Dinamo.

Un Dinamo inexistente ante el toque del Barça, un estilo que le ha llevado a hacer historia y que le llevó una y otra vez al área rival. Un Barça que está aprendiendo a entrar por bandas con la velocidad de Messi y Pedro y que vivía en el área del equipo rumano. Y así las ocasiones se sucedían, y se sucedían... y volvían a sucederse. Pero el segundo gol no llegaba por más que unos omnipresentes Leo y Alexis intentaban todos los trucos que tienen en sus botas.

El retorno del Guaje
En defensa, despreocupación. Despreocupación porque el Dinamo bastante hacía con protegerse de la ofensiva total de los azulgranas. Los rumanos se acercaron por primera vez a la meta de los de Tito en el minuto 20... y no volvieron a aparecer por allí en toda la primera mitad. eso sí, tras las reanudación salieron con más fuerza. Pero en la segunda parte la noticia no fue el fútbol, sino el retorno del Guaje.

Ocho meses después, David Villa volvió a sentirse futbolista. Tras entrenarse con el grupo desde hace semanas, el asturiano entró al campo en el minuto 73 sustituyendo a Sergi Roberto y recuperó esas sensaciones de jugador, de futbolista, de delantero que tenía antes de la grave lesión que sufrió. No marcó, pero no fue porque no lo intentara en el tiempo en que estuvo en el campo.

Pero no sería él el que pondría el segundo en el luminoso. Sería Afellay el encargado de aumentar la renta para los azulgranas en los últimos compases del encuentro. Y lo haría con un tanto de talento, con un gol tras un pase de Mascherano en el que aprovechó la salida del guardameta rumano para poner la pelota lejos de su alcance con una vaselina.

Y con ese 0-2 se llegó al final del partido, un partido en el que se vio de nuevo que el estilo que hizo grande al Barça de Pep sigue vigente con Tito, un estilo que, aún así, depende en ocasiones en exceso de la fantasía y la calidad de un Messi que también es humano. Un partido en el que volvimos a ver a Villa disfrutar del fútbol tras su grave lesión.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana