Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
JORNADA 3 | VALENCIA 2 - 1CELTA

El Valencia gana un apasionante duelo en Mestalla

Valencia y Celta protagonizaron un emocionante choque en Mestalla que terminó con victoria che por dos goles a uno. Ambos equipos dieron lo mejor de sí mismos en un partido rápido y con muchas ocasiones de gol en el que marcaron Feghouli y Cissokhó para el Valencia y el danés Krhon-Deli para el equipo vigués.

El Valencia celebra el primer tanto anotado al Celta de Vigo El Valencia celebra el primer tanto anotado al Celta de Vigo | Foto: Efe

Gonzalo Torres  |  Madrid  | Actualizado el 15/09/2012 a las 20:13 horas

El Valencia golpeó primero en los primeros compases del partido, que es cuando más duele. Los locales tejieron un rápido contragolpe y Viera encontró completamente solo en la frontal del área a Feghouli. El argelino se acomodó el pase mediante un control orientado y, con todo el tiempo del mundo, batió a Javi Varas.

No tardó en reaccionar el Celta, que se volcó en el área valencianista y metió el miedo en el cuerpo a los de Pellegrino con un fortísimo disparo de Iago Aspas que atrapó Diego Alves. Valencia y Celta comenzaron a jugar dos partidos muy distintos. Los de Paco Herrera jugaban con rapidez y verticalidad en busca de la portería de Diego Alves, mientras la escuadra che trataba de dormir el partido cuando tenía la pelota.

El gol del equipo vigués llegó al cuarto de hora tras un magnífico centro que remató Cabral en el palo largo. El balón pasó por debajo de las piernas de Diego Alves y Krohn-Deli se adelantó a Rami para introducirlo en las redes.

Después del gol del empate el Valencia quedó noqueado, ocasión que aprovechó el Celta para adueñarse del encuentro. Mestalla veía con impaciencia al equipo de Paco Herrera, que presionaba con descaro en el campo valencianista y robaba con cierta facilidad en el centro del terreno de juego. Roberto Lago volvió a avisar con un chut que Diego Alves tuvo que desviar a córner.

El Celta se encontraba cómodo en el campo, con un juego combinativo que acaparaba la posesión del balón y ahogaba cada vez más al Valencia. El equipo che solo conseguía carburar a través de las botas de Parejo. Los locales tuvieron una buena ocasión de ponerse por delante en un córner que remató de volea Víctor Ruiz y que desvió Javi Varas con la cara.

En la recta final de la primera parte el Valencia se puso las pilas y comenzó a llegar al área del Celta a través de las bandas, especialmente la de Cissokho. Mestalla reclamó un penalti a Jonas tras caer en el área, pero Paradas Romero no indicó pena máxima. Minutos más tarde, un pase en profundidad dejó a Roberto Soldado completamente solo delante de Javi Varas, sin embargo el valenciano partía en fuera de juego y la jugada fue anulada. No se arrugaba el Celta, que generaba peligro en el área valencianista a través de Iago Aspas y Krohn-Deli, muy activos durante todo el encuentro. Paco Herrera está imprimiendo un carácter asociativo y solidario en su equipo, que ataca y presiona por igual.

Tras el descanso el Valencia salió a morder, demostrando por qué es un equipo de Champions. Los valencianistas comenzaron a tocar el balón y saltaron al campo con mayor intensidad que en la primera parte, por lo que de nuevo tardaron menos de cinco minutos en ponerse por delante. Tino Costa botó una magistral falta que encontró la cabeza de Cissokho. El cabezazo del africano se convirtió en un misil imparable para Javi Varas y colocó el 2-1 en el marcador.

Los de Pellegrino se gustaban cada vez más sobre el campo y el Celta trataba de reponerse, por lo que el intercambio de ocasiones no se hizo esperar. Iago Aspas se sacó una rosca desde la frontal del área que no encontró el palo largo de la portería de Diego Alves. Soldado tuvo una buena ocasión para poner más tierra de por medio, pero su disparo se marchó desviado. También Feghouli provó los reflejos de Javi Varas, sin éxito.

Al contrario que en la primera parte, el Valencia aprovechó la inercia de su tanto para dominar el partido, apretando al Celta en su área y encerrando al conjunto vigués. Soldado volvió a tener en sus botas hacer el tercero tras un espectacular control, sin embargo su disparo raso se marchó rozando el palo. El Celta se repuso del susto y lanzó una advertencia con una genial volea de Iago Aspas que se marchó por encima de la portería. Ambos equipos encontraron espacios para generar peligro en un partido que iba tomando un ritmo cada vez más vertiginoso.

No estaba muy fino Roberto Soldado, que de nuevo pudo rematar el partido pero se topó con Javi Varas en el cuerpo a cuerpo. Aún así el valenciano se convirtió en referencia de ataque y fabricó dos buenos pases en profundidad que no encontraron rematador.

A falta de quince minutos para el final el Valencia apretaba para dar la estocada al Celta y evitar la sorpresa. Paco Herrera sustituyó al brillante Iago Aspas, demasiado cansado por el esfuerzo, y dio entrada a Park, pero sin su jugador referencia el Celta perdía el timón cuando llegaba al área valencianista. Los gallegos buscaron el empate hasta el final del encuentro y quizá merecieron conseguirlo, pero se encontraron con el muro de un Valencia que supo gestionar su ventaja y que acabó pidiendo la hora en Mestalla.

Los de Pellegrino suman así su primera ventaja en liga y ya piensan en su cita de Champions contra el Bayern de Munich. Como ya sucediera contra el Málaga, el Celta ve cómo su atractivo fútbol se ve privado de unos valiosos puntos que pueden complicarle las cosas a final de temporada.

Compartir en:
PUBLICIDAD