Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
JORNADA 4 | SEVILLA 1 - 0 REAL MADRID

Un Real Madrid triste y sin esperanza se estrella en el Sánchez Pizjuán

Los de Mourinho pincharon contra la barrera de clavos táctica de los sevillanos y perdió por la mínima en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán. El equipo merengue no encuentra el juego alegre que le llevó a conseguir el récord de puntos la temporada pasada. Enfundado con la nueva camiseta verde, la imagen del equipo genera más dudas que esperanzas sobre sus opciones de ganar la liga.

Cristiano, sentado en el Pizjuán Cristiano, sentado en el Pizjuán | Foto: EFE

Gonzalo Torres  |  Madrid  | Actualizado el 16/09/2012 a las 00:23 horas

El Real Madrid está pasando por serios apuros para encontrar su juego. Los de Mourinho acusan una falta de maduración de su juego de ataque, que se atasca cada vez que llega al área del rival.

Al Madrid se le puso el partido cuesta arriba nada más comenzar. Nada bueno presagiaba el desacierto de Iker Casillas al atrapar un manso disparo de Jesús Navas. El balón le rebotó en el pecho y rebotó en el área pequeña, por lo que la defensa tuvo que mandarla a córner. De ese mismo lanzamiento llegó el gol del Sevilla. Rakitic colocó el balón en el corazón del área donde entraba Trochowski, completamente solo y libre de marcador, para anotar a placer. Grave error de la defensa blanca que propició un encuentro que el Real Madrid no se esperaba.

A partir del gol el partido comenzó a calentarse. Un alterado Higuaín vio la tarjeta amarilla tras soltar una patada a un rival después de disputar el balón. El Sevilla supo incomodar a los de Mourinho lo suficiente como para que no encontrara su juego. Los de Míchel se desenvolvieron con soltura mediante un juego de veloces contragolpes que encontraban vía libre por la banda derecha, donde la dupla Cicinho-Navas hizo mucho daño a la defensa merengue.

Cristiano probó suerte desde fuera del área, primero con un lanzamiento de falta y luego chutando desde la frontal, pero en ambas ocasiones se encontró con un atento Palop. Las mejores ocasiones del Real Madrid las tuvo Gonzalo Higuaín, que llegó a desperdiciar hasta dos claras oportunidades de empatar. Primero tras un genial centro de Marcelo que no se esperaba y que cabeceó fuera. Después, tras un pase entre líneas de Ozil que el argentino controló a la perfección pero que mandó a las nubes.

El Sevilla asfixió la línea de creación madridista en la zona de tres cuartos y supo dejar fuera de combate a Ozil y a Di María. Los contragolpes liderados por Jesús Navas bien pudieron costarle el segundo al Real Madrid, pero Casillas estuvo muy atento para despejar los disparos del sevillano. El mostoleño también tuvo que sudar la gota gorda con una volea de Trochowski que atrapó en dos tiempos. El polaco pudo hacer un doblete tras una falta muy similar a la jugada del primer gol, sin embargo en esta ocasión no pudo llegar a tiempo para rematar.

Con un Real Madrid cada vez más incómodo y un Sevilla cada vez más guerrero, no tardaron en llegar los encontronazos y las faltas. Fernando Navarro, Pepe, Rakitic y Di María vieron la tarjeta amarilla. El argentino pudo ser expulsado tras un violento choque con Rakitic, mostrando la ansiedad de un Real Madrid que perdía el control y que no se encontraba con su juego vertical tan característico.

En la segunda parte Mourinho sentó a Ozil y Di María, desaparecidos durante la primera mitad, y alineó a Luca Modric y a Karim Benzema. El cambio le vino bien al juego del Madrid, que fue más fluido desde las botas del croata. El propio Modric tuvo oportunidad de marcar tras un fuerte chut desde fuera del área que mandó al palo un providencial Andrés Palop.

El Real Madrid dispuso de nuevas oportunidades para marcar pero seguía con el punto de mira desviado. Higuaín de nuevo desaprovechó una clara oportunidad que fue rechazada por Spahic y minutos más tarde Sergio Ramos cabeceó fuera un genial pase de Benzema . En la misma jugada Cristiano Ronaldo reclamó penalti por un agarrón de Spahic dentro del área pero Undiano Mallenco no concedió la pena máxima.

Mourinho fue a por todas y retiró a Álvaro Arbeloa para que entrara José Callejón. Sin embargo la entrada del canterano evidenció los problemas de un Real Madrid que se vio en la misma situación que frente a Valencia y Getafe. El equipo de Mourinho se queda sin ideas cuando se acerca al área rival y acusa un claro desorden táctico en ataque provocado por la ansiedad.

El Sevilla supo sacar petróleo de la desesperación madridista y planteó una segunda mitad tácticamente impecable, ya que fue capaz de contener los envites de los blancos. Negredo pudo sentenciar el encuentro hasta en tres ocasiones, pero en una mandó el balón fuera cuando se quedaba solo frente a Casillas y en las otras dos se topó con Ramos y Pepe.

El Real Madrid no supo encontrar su estilo de juego durante el encuentro y no aprovechó las ocasiones de las que dispuso, lo que aprovechó el Sevilla para aguantar el resultado. Los de Mourinho llevan una victoria, un empate y dos derrotas en los cuatro partidos de liga y, lo que es peor, su juego dista mucho del juego alegre y vistoso que les llevó a batir el récord de puntos la temporada pasada.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana