EMOCIONADO AL RECORDAR A SU AMIGO

José María Olazábal: "Seve igual echó una mano desde arriba"

José María Olazábal, capitán del equipo europeo de la Ryder Cup, ha dado una extensa rueda de prensa en Madrid donde ha explicado sus vivencias en la competición. Olazábal ha recordado a su amigo Seve, ha alabado la labor de Ian Poulter y de Martin Kaymer y ha defendido a Tiger Woods de las críticas recibidas desde Estados Unidos.

  • José María Olazabal: "Seve igual echó una mano desde arriba"
  • José María Olazabal, capitán del equipo europeo de la Ryder Cup, ha dado una extensa rueda de prensa en Madrid donde ha explicado sus vivencias en la competición. Olazabal ha recordado a su amigo Seve, ha alabado la labor de Ian Poulter y de Martin Kaymer y ha defendido a Tiger Woods de las críticas recibidas desde Estados Unidos.
  • ryder cup, golf, jose maria olazabal, severiano ballesteros, tiger woods, ian poulter, martin kaymer
  • jose-maria-olazabal-seve-igual-echo-mano-arriba
Video: antena3.com

EP  |  Madrid  | Actualizado el 05/10/2012 a las 17:16 horas

El golfista español José María Olazábal ha hecho este viernes un repaso a la victoria en la Ryder Cup, alabando sobre todo al inglés Ian Poulter, del que ha subrayado que cuando ve su "mirada y espíritu" le hace acordarse del fallecido Severiano Ballesteros, que "igual echó una mano desde arriba" en el espectacular domingo que tuvieron los europeos.

"No es la primera vez que ha estado así, lo ha hecho en las tres. Lo que hizo el sábado lo hacen muy pocos, no me sorprendió. En Celtic Manor, les daba a todos palabras de apoyo, y me puse enfrente de él, le miré a los ojos y tenía intención de decirle algo, pero con esa mirada vi que estaba listo. Cuando le veo en la Ryder, esa mirada que tiene y ese espíritu, veo parte de 'Seve' y se lo dije", ha señalado Olazábal en una extensa rueda de prensa en Madrid, junto a la presidenta de honor de la RFEG, Emma Villacieros, y del director de la Ryder del Circuito Europeo, Richard Hills.

Y es que la figura del de Pedreña sigue siempre muy presente. El de Fuenterrabia vivió "momentos inolvidables" con el cántabro, al que homenajearon durante todo el evento, vistiendo de azul marino y blanco el domingo, pese a que era "la intención" del equipo americano el portar esos colores. "Le dije el motivo a Davis (Love III), lo entendió perfectamente y no puso ningún problema", ha señalado. 

"Era la primera vez que no estaba jugándose una Ryder, no había forma de que hiciese una llamada como en el Celtic Manor, pero creo que estuvo alrededor de los 'greenes' porque algo tuvo que pasar. Quería que los jugadores le tuviesen presente y algunos como Justin Rose, cuando las cosas estaba difíciles, miraron a la manga y vieron el nombre de 'Seve' y se sintieron mejor. Sabiendo el juego corto que tenía 'Seve', igual echó una mano desde arriba el domingo", ha proseguido.

En este sentido, no deja de emocionarse cuando se culminó la victoria con el 'putt' de Martin Kaymer. "No rezaba, pensaba en las opciones, son momentos de mucha tensión. Cierro los ojos y digo 'métela, métela' y esperas al sonido. Luego ya miré para arriba me acordé y ya está", ha confesado emocionado.

Olazábal ha recordado que él y Ballesteros tuvieron la "química" para ser la pareja más exitosa de la competición. "Éramos muy parecidos, el golpe de salida era nuestro talón de Aquiles, pero alrededor del 'green' éramos muy buenos. También hay que tener cierto espíritu de lucha, darlo todo, y éramos así los dos. Esa combinación nos hizo ganar partidos que estaban perdidos", ha apuntado.

No ve "justo" criticar a Tiger
Del equipo americano, no cree "justo" criticar a Tiger Woods. "El viernes por la mañana jugó mal, pero por la tarde y el sábado el resultado que hizo era extraordinario, pero tuvo enfrente a dos parejas que les salió el día, y al final lo que se ve es el resultado. Nadie decía absolutamente de él cuando iban 10-6", ha comentado, pensando que Davis Love le situó cerrando el domingo "no por desprecio, sino porque prefería tener jugadores de peso al final".

"Puede ser que a los americanos les falte alguien con instinto asesino. Creo que nos importa más a los europeos la Ryder, igual no soy justo, porque sé lo mucho que quieren ganarla. De todos modos, no han perdido interés por ella, la atención mediática ha sido tremenda", ha subrayado. "Revancha no sé si es la palabra, pero en 2014 van a venir con más ganas", ha advertido. 

Sobre la actuación de los españoles, el vasco ha detallado que Miguel Angel Jiménez, cuyo nombre suena como futurible para la capitanía y que fue vicecapitán en Chicago, aportó "mucha alegría" y que "siempre dio información importante", mientras que de Sergio García, aunque "no jugó tan bien como hace un mes, lo dio todo". 

"Que diese la vuelta a su partido con Furyk fue clave, se nos abrieron todas las puertas, y además está su aportación para el espíritu de equipo, siempre es muy cercano a los jugadores", ha proseguido sobre el castellonense, sin olvidarse de Alex Larrazabal, 'caddie' del doble ganador del Masters, que fue su "escudero".

De su labor de capitán, ha asegurado que ya había dicho que "iba a dejar a los jugadores que jugasen su juego", en relación a la supuesta distancia que mantuvo los dos primeros días. "El domingo estuve más cerca por las circunstancias, pero los otros dos días también estaba con ellos, quizás no se me vio por TV", ha avisado.

Volviendo a la Ryder, ha descartado cualquier comparación de la celebración del domingo con la polémica americana del 99. "Hay una diferencia importante. Cuando Justin (Leonard) mete el 'putt' todo el mundo entra, pero yo no había metido el mío. Hubo que esperar 5 ó 6 minutos a que se despejase el 'green', pero es lo que tiene ganar, no vas a meter el 'putt', quedarte como una estatua y saludar", ha puntualizado.

Sobre el comportamiento del público, ha reconocido que sabía que "podía ocurrir" algún incidente. "Es algo que suele pasar más allí que aquí, y normalmente por las tardes. Todos mis jugadores eran conscientes y la consigna era ni reaccionar. Hubo una serie de comentarios, pero cuando tienes a 40.000 personas siempre hay un energúmeno", ha zanjado.

"Si tengo que escoger un golpe, me quedaría con el 'putt' de Poulter en el 18 del sábado tarde o el golpe de Donald en el 17 después del que había dado Tiger", ha señalado sobre sus mejores recuerdos, aunque se queda más "con ciertos abrazos", después de un domingo duro y tras haber dormido el sábado "dos horas y media, tres horas". "No había forma de dormir", ha confesado.

Compartir en:
PUBLICIDAD