Real Madrid 5-0 Deportivo

Real Madrid 5-0 Deportivo

Zidanes y Jugones

El entrenador francés ha empezado recordando lo básico que puede llegar a ser el fútbol. Ante el Dépor, los delanteros se movieron y golearon, los medios destruyeron y construyeron, la defensa defendió y el portero paró lo poco que tuvo. Y es que a veces las cosas sí funcionan como dice el manual de instrucciones.

Bale y Zidane, en el estreno del técnico francés en el primer equipo del Real Madrid.
Bale y Zidane, en el estreno del técnico francés en el primer equipo del Real Madrid. | Getty

Por @MarioCortegana

Este Madrid-Deportivo se explica a partir de los libros de autoayuda: en una relación que se rompe, gana el que primero se pone en WhatsApp la foto de su nueva conquista, el que primero demuestra ser feliz de nuevo, el que primero pierde el miedo a cruzarse con el otro un día cualquiera. Los jugadores del Madrid no querían a Benítez y lo demostraron mientras a su ya exentrenador, el perdedor que tiene toda guerra, sólo le quedaba hincharse a helado de chocolate viendo Love Actually e imaginando finales felices muy distintos al que puso fin a su sueño.

Ramos -cambiado al descanso por precaución- y Pepe tomaron la delantera a Varane, como Carvajal a Danilo e Isco a James, en el croquis inicial de Zidane, que estructuró a su primer Madrid con un 4-3-3. Benzema es seguramente el tipo más feliz por la llegada de su compatriota y por eso correspondió al regalo en el 14' con un taconazo que hizo menos malo un tiro de Sergio Ramos a la salida de un córner: 1-0. Para tranquilidad de todos, el venenoso Lucas Pérez ya había dado el susto en el 11' con un mano a mano que salvó Keylor: qué sería de los inicios sin un mínimo de nervios y dudas.

Si Zidane había sentado a Danilo, era porque sabía que Carvajal le iba a dar la razón. Fue en el 23' cuando del lateral español salió el 2-0: Bale, de cabeza. No se movió el marcador en la primera parte, finalizada con un escueto 2-0 que no terminó de hacer justicia a los cuatro intentos de un activo Cristiano y a las amenazas de Bale y Benzema, todo aderezado por la fantasía de Marcelo. Los gallegos, meros invitados a la fiesta de bienvenida a Zidane, sólo inquietaron con centros laterales y tiros lejanos y vacíos de peligro.

La segunda parte hizo de Miami y confirmó lo anunciado en la primera. Porque el Bernabéu, tanto tiempo después, se excitó y vibró con su Gozadera particular. Bale quería marcha e hizo dos goles más: el primero, en el 48', exhibiendo superioridad técnica para aprovechar un envío de Cristiano al borde del área: pase a la red y 3-0; el segundo, para cerrar su hat-trick en el 63', fue de cabeza, como acostumbra esta temporada: 4-0. El galés lleva en primera línea de pelotón desde que la guerra se recrudeció -9 partidos, 9 goles y 7 asistencias-.

Zidane dio cariño en forma de minutos a James y Jesé, sustitutos de Isco y Bale. Pero el protagonismo fue para Benzema, que ante el desatino de Cristiano cerró la cuenta en el descuento: 5-0. Fue un triunfo fácil ante un Dépor más asentado que otras temporadas, un rival que sólo había perdido una vez en Liga fuera de casa pese a pasar por campos de aúpa como el Camp Nou y Mestalla.

Fue, a fin de cuentas, una noche feliz en Concha Espina. Al madridismo le valía con no sufrir a Benítez y encima se encontró con un ídolo que no sucumbió ante el peso de su historia: desechó los pelotazos y quiso el balón y el balón le devolvió el cariño en forma de goleada. Es muy pronto para aventurarse, pero este Madrid parece recuperar el lema no escrito de 'Zidanes y Jugones'; ilusiona desde el primer día con el reflejo de lo que siempre ha dado éxitos al club blanco: un entrenador que conoce el fútbol por dentro, que propone magia y que confía en la calidad, con más certezas que experimentos.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.