Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
LIGA DE CAMPEONES | REAL MADRID 3-2 MANCHESTER CITY

Ronaldo devuelve la alegría al Madrid con una remontada llena de épica

El Real Madrid supo sobreponerse a dos goles del City (Dzeko y Kolarov) para ganar un partido lleno de intensidad y que despejó muchas dudas. Marcelo inició la remontada con un tremendo zapatazo. Benzema y Ronaldo le dieron la vuelta al marcador con dos goles en dos minutos para llevar el éxtasis al Bernabéu.

Cristiano Ronaldo celebra su tanto Cristiano Ronaldo celebra su tanto | Foto: EFE

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 19/09/2012 a las 00:34 horas

El Real Madrid encontró la luz cuando más negro estaba el camino, cuando ya no se veía la salida a una pesadilla obrada por un equipo construido a golpe de talonario y con una pegada tremenda. Dzbeko y Kolarov silenciaron en dos ocasiones el Bernabéu antes de que Ronaldo recobrara su alegría y la de todo el madridismo con un tanto que culminó una remontada épica con el tiempo cumplido.

El Santiago Bernabéu encontró la magia en el momento justo, cuando las sombras se cernían sobre un equipo que esta vez no mereció perder. Anoche, como adelantó Mourinho, sí hubo equipo, unos jugadores que nunca bajaron los brazos y que se rebelaron ante la adversidad. El Real Madrid de toda la vida.

Mónologo sin premio
Ni el mejor guionista hubiera dibujado un desenlace semejante ni un partido como el que fue. El Manchester City apostó por jugar a la contra, replegado sobre un inmenso Hart y apoyado en la potencia de Toure, la magia de Silva y la pegada de Dzeko. A punto estuvo de darle resultado la apuesta a Mancini pero el equipo de Mourinho no podía permitirse perder. 

Marcelo celebra el primer gol del Madrid junto a PepeMarcelo celebra el primer gol del Madrid junto a Pepe | Foto: EFE

La primera parte fue un monólogo blanco, un aluvión de ocasiones que el meta Hart se encargó de desmontar una por una. Primero ante Cristiano, luego ante Cristiano e Higuaín y finalmente ante Khedira. El campeón inglés tardó casi cuarenta minutos en crear peligro y lo hizo a través de su mejor hombre, a excepción de su guardameta.

Toure Yaya cabalgó por el Bernabéu en una exhibición de potencia y velocidad para darle el balón a Silva. El canario se la acomodó a su izquierda de seda, tiempo suficiente para que Xabi Alonso llegará para despejar el disparo.

Antes del descanso Higuaín tuvo el primero en sus botas pero no supo aprovechar uno de los numerosos pases que Di María ejecutó a lo largo de la noche. 

Dzeko siembra las dudas
El descanso pareció sentarle mejor al Manchester City que comenzó a inquietar a Casillas, oliendo el estado de nerviosismo que comenzaba a respirarse en el Bernabéu. Mancini quitó a Silva y metió a Dzeko y no pudo salirle mejor.

Una pérdida en el centro del campo fue aprovechada por Toure, omnipresente en todo el campo, para ponerle un lazo al balón y regalar el gol al bosnio, que no perdonó en la primera ocasión ante Casillas.

Quedaban treinta minutos por delante y Mourinho se fue a por todas, obligado por el resultado y la situación. Entraron Benzema y Modric y se fueron Khedira e Higuaín. El Madrid toco la corneta y se lanzó sobre la meta de Hart.

Ronaldo culmina una remontada inverosímil
El panorama era perfecto para el City y Toure perdonó el segundo tras la enésima contra de los de Mancini. Eso fue aire para el Madrid. Marcelo, que ya lo había intentado en dos ocasiones con sendos lanzamientos con la izquierda, se acomodó un balón en la derecha y con una parábola superó a Hart.

Lo más difícil, marcar el primero, ya estaba hecho. Pero el City volvió a silenciar el Bernabéu. Una falta lejana se convirtió en un disparo teledirigido de Kolarov que se coló por el segundo palo ante la impotencia de Casillas.

Quedaban cinco minutos, quedaba lo mejor. Acto seguido al gol del Serbio, Benzema recibió en la frontal, se dio la vuelta y atornilló un disparo al palo de Hart. 2-2 y el Bernabéu enloquecido. En pleno éxtasis blanco llegó el tanto de Ronaldo, casi en el minuto 90. Se internó por la izquierda, recortó y se sacó un disparo mordido. Curiosamente Hart, el mejor de su equipo, se comió el disparo. El Bernabéu se vino abajo y Mourinho lo celebró a su manera. Rodillas al suelo sobre el césped.

En un minuto Cristiano y todo el madridismo recuperaron la alegría. Queda por ver si es de forma definitiva. Todo parece indicar que sí.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana