Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EUROPA LEAGUE | LEVANTE 0-0 RUBIN KAZAN

El Levante y el Rubin Kazan se jugarán el pase en Rusia

El Levante mereció más que el empate sin goles con el que se resolvió su partido de ida de los octavos de final de la Liga Europa ante el Rubin Kazan tras un partido que dominio de principio a fin ante un rival indolente que sólo dio sensación de peligro en los cinco últimos minutos.

Levante y Rubin Kazan empatan en la ida Levante y Rubin Kazan empatan en la ida | Foto: EFE

antena3.com  |  Levante  | Actualizado el 07/03/2013 a las 23:17 horas

El Levante salió con su equipo de gala y pronto se hizo con el control del balón. A los tres minutos el equipo valenciano ya había estrellado la pelota en el larguero en un cabezazo de Ballesteros tras un saque de esquina de Barkero.

Al Rubin Kazan le costó ubicarse en el terreno de juego ante un rival que acechaba su área y que volvió a gozar de una buena oportunidad a los siete minutos, cuando un pase de la muerte de Rubén no encontró rematador tras una buena jugada de Barkero, muy activo y brillante en los primeros 45 minutos.

Ante el claro dominio del centro del campo del equipo de Juan Ignacio Martínez, el conjunto ruso se pertrechó bien atrás y, tras las primeras ocasiones, el Levante no volvió a gozar de buenas oportunidades de gol hasta el final de este periodo frente a un rival agazapado y a la espera de poder lanzar un contragolpe con el que sorprender a los locales.

El venezolano José Salomón Rondón tuvo la mejor ocasión para adelantar al conjunto ruso, en una acción en la que un buen pase de Eremenko llegó al internacional venezolano, quien tras superar a Ballesteros se quedó con poco ángulo y su disparo lo atajó el guardameta costarricense Keylor Navas en su primera acción destacada de la noche (minuto 35).

El partido llegó al descanso con el Levante como dominador del juego pero sin hacer efectiva en los metros finales su mayor posesión de balón frente al entramado defensivo ruso, ni siquiera en la última acción de este primer tiempo, en la que un centro de Pedro López fue rematado de cabeza por Michel, pero que el meta Ryzhikov salvó milagrosamente.

El partido se reanudó con un guión parecido al de la segunda parte, con otro remate de cabeza de Michel que se fue alto tras un nuevo centro del omnipresente Barkero, que lideraba a un Levante volcado en busca de una victoria que le permitiese viajar a Rusia con opciones de lograr el pase a los cuartos de final.

Sin embargo, el encuentro se revolucionó en los primeros compases de este periodo, con una expulsión en cada bando separadas tan sólo por dos minutos.

Primero se fue a la calle el argentino Cristian Ansualdi al ver su segunda cartulina amarilla en el minuto 52, pero acto seguido Michel vio la tarjeta roja directa por una fuerte entrada a Karadeniz. A pesar de este convulso inicio del segundo tiempo el Levante siguió al suyo, incluso con más ahínco, de la mano de un incombustible Barkero.

Un centro muy cerrado suyo obligó a Ryzhikov a sacar una mano salvadora para su equipo y tres minutos después remató con mucho peligro desde fuera del área. Con diez jugadores cada uno, los dos equipos reestructuraron su sistema pero sus estilos permanecieron inalterados, con el Levante firme en su propósito de llevarse la victoria y el Rubin Kazan firme atrás con el objetivo de marcharse de Valencia con su portería a cero.

El equipo de Juan Ignacio Martínez tocaba el balón en el centro del campo ante un equipo que acumulaba jugadores frente a su área para dificultar la movilidad del balón de los españoles y sobretodo tratar de alejar al máximo el peligro de la meta de Ryzhikov, que se volvió a emplear a fondo ante un lanzamiento del nigeriano Martins desde dentro del área tras una brillante jugada levantinista.

A pesar del incontestable dominio local, el Rubin Kazan pudo llevarse la victoria en una reacción final que desembocó en dos clarísimas acciones que se estrellaron contra el marco de la meta local.

Rondón estrelló el balón en el larguero a cinco minutos del final tras un buen pase de Nacho, quien también envió el balón al poste con un chut raso desde fuera del área. Finalmente, el marcador no se movió del 0-0 inicial a pesar de que por méritos y propuesta de juego el Levante mereció salir del Ciutat de València con un marcador más cómodo pata viajar a Rusia.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana