Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2014 | ESPAÑA 1-1 FRANCIA

España echa a perder un gol de Ramos en la última jugada del encuentro

Giroud deja congelada a La Roja en la última jugada del encuentro. España mostró su superioridad clara en la primera mitad pero pagó la relajación en los segundos 45 minutos. Arbeloa, Silva y Benzema se retiraron con molestias.

Sergi Busquets presiona a Karim Benzema Sergi Busquets presiona a Karim Benzema | Foto: EFE

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 17/10/2012 a las 01:37 horas

Un cabezazo de Giroud en el minuto 92 dejó a España sin los tres puntos en su partido ante Francia (1-1), el tercero de la fase de clasificación para el Mundial de Brasil, donde la 'Roja' se relajó en la segunda mitad y se distanció de su versión más habitual para acabar dejando con vida a los 'bleus', que pusieron fin a la racha victoriosa de los de Del Bosque.

Cesc desperdició un penalti al borde del descanso que hubiera matado a los franceses, y la segunda parte fue cosa de los vecinos, que buscaron continuamente la espalda de una improvisada defensa española. La Ley del Oeste acabó haciendo acto de presencia en la Ribera del Manzanares. Quien perdona, la paga.

Y eso que España no tuvo problemas para hacerse dueña del partido a los pocos minutos. Con la posesión como hoja de ruta, el equipo de Del Bosque pronto generó las primeras ocasiones, protagonizadas por Pedro e Iniesta, la novedad en el once respecto a la goleada en Bielorrusia. El manchego, que la buscó a los 10 minutos, dio el primer aviso a Francia.

Poco después, la campeona del mundo y de Europa sufría su primer revés tras la lesión de Silva. El talentoso centrocampista del City rápido se tocó la pierna y solicitó el cambio. Entró Cazorla, pieza por pieza, e idéntico dominio. Todo marchaba según lo previsto para España, que ha cogido la bendita costumbre de minimizar a su rival, sea quien sea.

No asustó ni tan siquiera la Marsellesa, pitada por una buena parte del público que se dio cita en el Calderón. Los 'bleus' ofrecieron su versión más pobre al comienzo, únicamente animada por la velocidad de Ribéry y la potencia de Benzema en los metros finales, quien probó a Casillas en la única ocasión clara de Francia en el primer acto.

Los pupilos de Deschamps, para colmo, encajaron el primero de la noche a balón parado. Un córner desde la izquierda acabó en la cabeza de Sergio Ramos. El de Camas remató al palo, pero su rechace fue a las botas de Pedro, que se la volvió a ceder para que marcara con un trallazo.
El 1-0 hacía justicia al habitual entramado de pases milimétricos, el mejor recurso de la 'Roja' juegue contra quien juegue. Sin los complejos de épocas pasadas, España forzó un penalti a tres minutos del descanso. Koscielny derribó a Pedro y el árbitro no lo dudo. Xabi Alonso cogió el balón, pero Cesc se acercó para pedirle el balón.

El tolosarra, que no busca portadas ni focos, se lo cedió al '10' y Lloris acabó atajándolo. El 1-0 con el que se llegó al descanso terminó siendo un arma de doble filo, la misma que daba oportunidades a los galos en el segundo asalto.

El físico despierta a Francia
La entrada al campo de Sissoko, que ejerció de enlace para el desatendido Benzema, mejoró la cara de Francia, más vertical en acto final. Menez probó a Casillas en dos ocasiones y Ribéry buscó las cosquillas a Juanfran, que sustituyó al lesionado Arbeloa. Un nuevo problema para el Real Madrid, que se queda sin efectivos para el lateral.

Sissoko también desperdició un pase de Benzema en lo que fueron los diez mejores minutos de Francia en todo el encuentro. España, más conformista, también las tuvo, pero ninguna con la claridad que dispuso en la primera parte. Xavi no acertó a culminar una contra y Torres -que volvía a su querido Calderón- no encontró rendija alguna para sonrojar a la defensa francesa.

El equipo de Deschamps disfrutaba de sus mejores momentos y acabó dando con la tecla. Sorprendió que el último cambio no fuese Javi Martínez y eso hizo respirar a Francia, mucho más metida en el envite. Sin embargo, el gol del empate no llegó hasta el último suspiro.

Ribéry, el más peligroso, dejó sin aliento al Calderón. Un error de Juanfran terminó en las botas del jugador del Bayern, que la entregó a Giroud para un plácido remate de cabeza. El empate, que recompensó el esfuerzo galo, supuso el fin al cómodo y reciente historial entre ambas selecciones. España se ha dado cuenta de que contra las grandes no puedes relajarte, por mucho que éstos sean gigantes dormidos.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana