ENTRE SUS CLIENTAS, CAMERON DÍAZ O SOFÍA LOREN

ENTRE SUS CLIENTAS, CAMERON DÍAZ O SOFÍA LOREN

Las superproducciones de Hollywood prefieren los modistas españoles

La sastrería Cornejo ha vestido a los actores de la última película de Woody Allen.

La mayoría de las superproducciones cinematográficas proceden de Hollywood, sin embargo tanto allí como en Europa eligen, con mucha frecuencia, "vestir" a sus actores con ropa española.

Concretamente el vestuario viene de Cornejo, una famosa sastrería de Madrid. Se trata de una empresa familiar que, por ejemplo, ha tenido el placer de vestir de Gladiador a Rusell Crowe. Tiene entre su agenda de clientas a Cameron Díaz o Sofía Loren.

Hay trajes que viajan tanto como los propios actores. En Azuqueca de Henares acaban de aterrizar desde París los trajes que han ambientado  la última película de Woody Allen. Por el momento permanecerán en sus perchas hasta que otro director los demande.

Hay hasta siete naves con más de 300 mil trajes que han vestido a protagonistas y figurantes de trabajos como Ágora, El Cid, Conan, Robin Hood, Gladiator y desde la primera hasta la última entregas de Piratas del Caribe.

El trabajo más importante lo llevan a cabo las costureras, quiénes se encargan de coser y recoser los trajes para adaptarlos a las exigencias de los diferentes directores.

Algunas veces basta con cambiar unos botones, una puntilla o un pequeño detalle para que la prenda parezca otra. Sin embargo a veces no tienen el traje exacto y satres y modistas convierten en algo real el boceto del figurinista. 
Se trata de cuidar cada detalles.

El secreto que ha llevado a esta pequeña empresa familiar, fundada hace 90 años, a convertirse en una de las mayores proveedoras de vestuario para el cine de todo el mundo.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.