Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EN UN MULTITUDINARIO CONCIERTO EN EL ESTADIO DE ANOETA

Bruce Springsteen triunfa bajo la lluvia de San Sebastian

Bruce Springsteen ha cosechado hoy un rotundo triunfo con un intenso y generoso concierto en San Sebastián ante algo más de 40.000 incondicionales rendidos a sus pies mucho antes del comienzo y ajenos a los intermitentes chaparrones que han caído sobre el prácticamente repleto estadio de Anoeta.

Éxito rotundo de Bruce Springsteen bajo la lluvia de San Sebastián ver el video

EFE  |  San Sebastián  | Actualizado el 04/06/2012 a las 14:18 horas

Pasadas las 21:30 horas, cuando comenzaba a romper la primera tormenta, el Jefe ha comparecido en el escenario con tejanos, camiseta y chaleco negro y agarrado a su emblemática Fender Esquire, de la que ha sacado los acordes de "Who'll Stop the Rain" (¿Quién parará la lluvia?), el clásico de los Creedence Clearwater Revival, el primero de los muchos guiños con los que se ha ganado al público que abarrotaba el estadio de anoeta

La última vez que Springsteen piso las tablas del estadio de Anoeta fue en julio de 2008, sólo unas semanas antes de que muchos de los inocentemente felices asistentes de aquel concierto supiera qué era Lehman Brothers o la prima de riesgo.

Hoy el músico de Nueva Yersey ha llegado a Donostia en un contexto diferente y con un mensaje adaptado a los "tiempos difíciles", plasmado en las letras de su último trabajo "Wrecking Ball", en el que se solidariza con quienes lo están pasando mal por la crisis y critica a los grandes banqueros.

Springsteen, que esta vez no se ha alojado en el lujoso Hotel María Cristina porque estaba en obras y se ha solazado en el exclusivo Hotel du Palais de Biarritz, ha dedicado "Jack of All Trades" a los que peor lo están pasando con la crisis, los que "han perdido sus trabajos y sus casas", esos que probablemente no habrán podido hacer frente a los precios de las entradas -entre 60 y 83 euros- para ir a escuchar su mensaje, leído perfectamente en español.

A diferencia de su última visita, el "Boss" ha hecho esta gira para promocionar este disco, que está en el mercado desde marzo, pero no ha dejado de colmar la expectativas de su fiel público con un buen puñado de sus canciones eternas. Desde "The River" hasta "Badlands" pasando por "Working in the Highway".

Le han jalonado su leal escudero, Steve Van Sandt, al frente de una renovada E Street Band, que llora en cada concierto el reciente fallecimiento del saxofonista Clarence Clemons, al que ha sustituido su joven sobrino Jack Clemons.

Springsteen ha demostrado su reconocido dominio del escenario, su hábitat natural. Se ha entregado, se ha mojado (literalmente), ha hablado en castellano y en euskera, ha conectado con sus seguidores como sólo él es capaz de hacerlo y se ha empeñado en dar lo que promete: tres horas de plena energía rockera de primer nivel.

El concierto ha dejado algunos momentos para el recuerdo, como cuando el Jefe ha hecho subir al escenario a un niño de unos cinco años al que ha tenido que perseguir a la carrera para, una vez bien cogido, ofrecerle el micrófono y cantar a dúo el estribillo de "Waiting in a Sunny Day", que el chaval conocía perfectamente.

Tras dos horas largas de concierto, cuando más arreciaba la lluvia, el "Boss" ha saludado al público y ha dado paso a los generosos bises con la emotiva "Rocky Ground", a la que ha seguido el siempre esperado himno "Born in the USA" y después "Born to Run" con todas las luces del estadio encendidas.

"Hungry Heart", la festiva y rockanrolera versión de Moon Mullican "Seven Nights to Rock", "Dancing in the Dark" -que bailó bajo la lluvia con dos niños- y "Tenth Avenue Freeze-Out" -con homenaje a Clemons, presente en las pantallas- han cerrado el convincente recital de Springsteen, vencedor entre aguaceros, rayos y truenos.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana