CONCIERTO EN SALA GALILEO DE MADRID

CONCIERTO EN SALA GALILEO DE MADRID

Iván Ferreiro y Leiva se baten en duelo pop

El ex de Piratas y el ex de Pereza exhiben su complicidad en un concierto lleno de guiños y diseñado solo para el disfrute de unos pocos. Leiva apeló a algunos clásicos de su socio; Ferreiro, puso su sello a algunas canciones de Pereza.

Iván Ferreiro y Miguel Leiva dejaron en Madrid un duelo entre hermanos. Fue una quedada con el poso de una cita íntima en la que los pocos cientos de personas que entran en la sala Galileo Galilei de Madrid hicieron de voyeurs.

El concierto fue, por explicarlo gráficamente, una especie de porno musical, en el sentido de que se trataba de algo concebido para hacer en la intimidad que acabó ofreciéndose al público por el mero placer de exhibirlo.

Quizás en busca de esa intimidad cedida, Iván Ferreiro se encargó de poner claras, antes de empezar, las reglas del duelo. El público estaba para mirar y disfrutar, nada de saltar, corear estribillos o tratar de decantar el cara a cara en favor de ninguno de los contendientes. Y la gente se aguantó todo lo que pudo.

El combate estaba pactado a 18 asaltos. 18 temas de uno y otro que se fueron dejando caer a modo de homenaje. Durante hora y media, según conviniese, se cantaba a dúo o se dejaba que el otro versionara los temas propios.

La sala Galileo Galilei acogió el concierto

Así, el momento de máxima rivalidad llegó a mitad del repertorio.  "No eres el dueño de la M", dijo Leiva al solista gallego. Y así, el ex de Pereza se apañó con el clásico de los Piratas y Ferreiro contraatacó con la M que destaca en el primer disco de Leiva en solitario, Diciembre.

La batalla musical estaba pactada desde el principio para acabar en tablas, y así fue, pero de las palabras de Iván Ferreiro se desprende que el premio al juego limpio era para él.

Se ve que Leiva empleó golpes bajos para sacar al escenario dos temas que Ferreiro no quería tocar. De un lado, la pegajosa Promesas, de la que el gallego lleva tiempo queriendo escapar en sus conciertos (con poco éxito). De otro, Extrema Pobreza, que su creador definió como "moñada" y que Leiva empleó en sus últimos ataques.

En un concierto creado más para escuchar que para hacer de coro, sí cabe decir que las únicas concesiones al bullicio fueron Miedo y el enganche de Promesas con Insurreción, un momento de catarsis en todos los conciertos de Piratas primero y de su vocalista después. El público agradeció a Leiva la concesión de sacarla pese a la negativa de su dueño. El gallego no se desquitó apelando a los hits más radioformuleros de Pereza.

En lugar de eso, Iván Ferreiro se jactó de cantar una canción en la que solo tenía que dar el pie al público y más o menos así se empleo con Lady Madrid, canción nacida para ser himno y en la que se hizo ayudar por César Pop, asistente de las dos cuadrillas.

Iván Ferreiro al teclado y Leiva a la guitarra

Para cerrar el duelo, Leiva se dio el gusto de cantar Turnedo e invitar a las tablas a su cocreador, Amaro Ferreiro, en lo que fue el épilogo de la noche.  Antes, armisticio para compartir los Crímenes perfectos de Calamaro y petición formal de enlace, cuando Leiva propuso convertir el rollete de una noche otoñal en relación estable con gira, banquete y presentación formal a los padres. Veremos si el romance deja boda y descendencia.

 

Setlist del concierto:

1- Me toca tirar
2- Nunca nadie
3- Ciudadano A
4- Champagne
5- Jet lag
6- M (Iván Ferreiro)
7- M (Leiva)
8- Miedo
9- Aproximación
10- Piensa en frío
11- Destruye
12- Por mi tripa
13- Crímenes perfectos
14- Promesas
15- Vis a vis
16- Extrema pobreza
17- Lady Madrid
18- Turnedo

 

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.