SEVILLA | 18ª DE LA FERIA DE ABRIL

SEVILLA | 18ª DE LA FERIA DE ABRIL

La horma de Miura es Rafaelillo

El murciano Rafaelillo perdió con la espada una una oreja ganada a ley y salió triunfador de una tarde para 'especialistas'. José Luis Moreno dio la cara y se llevó una formidable paliza en dos espeluznates cogidas. Serafín Marín se tragó los medios y superó otro reto en las antípodas de su concepto. Corrida de Miuras en tipo y formas.

Enganchón de José Luis Moreno
José Luis Moreno, enganchado por el cuarto de la tarde | EFE

Rafael Rubio 'Rafaelillo' toreó en la última de la Feria de Sevilla, un Miura. La excepción de la regla, un animal noble, sin renunciar a su procedencia, pero noble, con el que el matador murciano disfrutó como hacía tiempo, y con el aliento y la complacencia de la amable Maestranza. Lástima que se chocó con aquél al entrar a matar. Pinchó y mató muy contrario a la segunda.

Su primero, segundo de la tarde, fue un Miura con todas las letras. Un 'tío' de seiscientostreintaypico, de kilos. Altón, áspero sin ser violento hasta que desarrolló. Formidable enemigo que se econtró, sin embargo, con un especialista de dilatada experiencia con este hierro, que ha forjado su carrera con las ganaderías más duras. Pelea a ley de Rafaelillo, que además lo mató de inverosímil volapie, dada la diferencia de tamaño de uno y otro. Un tío el menudo torero murciano.

José Luis Moreno sale ileso de Sevilla después de matar dos 'miuras'. Esa es la mejor noticia tras una tarde que fue un trago para el torero cordobés, un profesional que lleva unos años tragando con corridas muy alejadas de su concepto. Ese cuarto toro le cogió feamente por una axila y lo encunó violentamente primero. Al entrar a matar lo prendió de la talegilla, lo lanzó por los aires y lo tuvo a merced durante unos interminables segundos.

Antes, Moreno lo había intentado todo, por ambos pitones, firme sin tomarse ventaja alguna.El que abría plaza fue también toro imposible. Cierta nobleza, pero con todas las complicaciones propias de esta mítica y, a veces, un punto anacrónica ganadería. La cara alta, marcando su camino, embistiendo a su son, un regalo. José Luis bastante tuvo con ponerse delante y matarlo con habilidad.

Serafín Marín vio como le devolvían su primer Miura, y pechó con un sobrero del Conde de la Maza que fue una alimaña. Dando frenazos, la cara siempre arriba, cortando el viaje, avisando y acordándose. El torero catalán se fajó en una pelea imposible, a años luz también de su concepto, pero sin perder la cara. Aprovechó Serafín cada primer muletazo por el pitón izquierdo, 'oasis' de de la árida condición del De la Maza.

El sexto de la tarde, tampoco dejó estar a Serafín. Este sí de la ganadería titular, con todas sus complicaciones, pero sin violencia y un cierto dejar estar. Probó en algún instante el de Moncada a torear sin resultado. Pero pudo estar delante, al fin.

FICHA DEL FESTEJO
Se lidiaron cinco toros de Miura, de grandes esqueletos y juego desigual. Primero y segundo no pasaron de sosos. Cuarto y sexto, parados y a la defensiva. El que más se dejó, por el pitón izquierdo, fue el quinto. El tercero fue un sobrero del Conde de la Maza, muy complicado.

José Luis Moreno: Ovación en ambos.
Rafaelillo: Ovación y vuelta tras aviso.
Serafín Marín: silencio en ambos.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.