CONCIERTO EN SEVILLA

CONCIERTO EN SEVILLA

El "hielo negro" de los AC/DC arde bajo 60.000 hijos de Satán

"El tren del rock" de los australianos se estrelló en el estadio de la Cartuja en una impresionante proyección con tres pantallas gigantes en el escenario.

Concierto de AC/DC
La mítica banda australiana reunió a 60.000 personas en el estadio de la Cartuja. | EFE

El penúltimo concierto de "Black Ice tour", la gira que AC/DC inició en 2008, ha convocado en Sevilla a más de 60.000 seguidores del grupo australiano liderado por los hermanos Young que, portando camisetas negras y cuernos de diablo, han vibrado con cada uno de los acordes del incombustible Angus.

Sevilla ya era un infierno antes de la irrupción de la banda en el escenario del Estadio Olímpico de la capital andaluza, cuyos termómetros marcaban cerca de los 30 grados poco antes de las 21.00 horas.

Pero el verdadero fuego llegó cuando "el tren del rock" de los australianos se estrelló en el estadio de la Cartuja, tras una impresionante proyección, en las tres pantallas gigantes que rodeaban el escenario, en la que un diablo de dibujos animados vestido de colegial se enfrentaba a dos chicas con poca ropa por el control de un ferrocarril.

Después de la colisión y de un espectacular efecto de fuegos artificiales, Angus Young saltaba al escenario con su atuendo habitual, seguido del carismático vocalista Brian Johnson, que no ha escatimado en simpatías y referencias al público sevillano durante todo el concierto.

Pronto la banda hacía estallar el estadio y a todos los que estaban dentro con la interpretación del clásico "Back in Black", que consiguió que miles de los allí congregados siguieran los rasgueos eléctricos del irreverente colegial con sus guitarras imaginarias.

Poco después de un enérgico "Big Jack" Angus perdía la gorra de colegial en uno de sus continuos saltos, dejando al descubierto su ya avejentada cabellera, uno de los pocos indicios que demuestran los 55 años de este eterno joven.

Con el poderoso y eléctrico "Thunderstruck" Johnson consiguió que todo el público invocara el poder del trueno, que acabó manifestándose nuevamente en las manos de los hermanos Young y sus rasgueos de guitarra.

Sin duda uno de los momentos más especiales del concierto llegó con "She's got the jack", que además de provocar que muchas mujeres se quitaran la camiseta frente a las cámaras que grababan el espectáculo, acabó con un divertido estriptis de Angus, cuyos calzoncillos con el símbolo de la banda marcado en el trasero expuso a los miles de asistentes.

 

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.