"SEX AND LOVE TOUR"

"SEX AND LOVE TOUR"

Enrique Iglesias pone a bailar al Palacio de los Deportes de Madrid

Más de quince mil personas acudieron a su concierto en la capital, una de las dos paradas españolas del tramo europeo de su gira "Sex and Love Tour". Sobre el escenario, no faltaron los 'selfies', los guiños a los espectadores, las invitaciones al karaoke y las carreras y saltos al foso.

Enrique Iglesias hace bailar al Palacio de los Deportes de Madrid
El cantante Enrique durante su actuación en Palacio de los Deportes de Madrid | EFE

Dice Enrique Iglesias que se pone "nervioso" cuando actúa en Madrid, donde nació, pero ha respondido a las ganas de bailar del público madrileño con un concierto efectivo, más vistoso y eficaz que musical, en un Palacio de los Deportes lleno hasta la bandera.

Dos años llevaba sin visitar su ciudad natal e Iglesias la ha escogido como una de las dos paradas españolas del tramo europeo de "Sex and Love Tour", dentro de un año redondo para el artista con disco nuevo ("Sex and Love"), un éxito descomunal con "Bailando" y con cinco nominaciones a los Grammy Latino..

La carrera del cantante dura ya cerca de dos décadas (pese a su pretendido aspecto juvenil ya roza la cuarentena) y, sin embargo, el artista confesaba en enero que sigue poniéndose "nervioso" cuando actúa en lugares especiales para él, como Madrid. "Son lugares en los que sientes un poco más de cosquilleo y mariposas en el estómago. Y el público nota tu estado de ánimo. Igual que, si un día no estás de buen humor, se dan cuenta", explicaba.

Más de quince mil personas, según la organización, han acudido a su concierto en Madrid, entre las cuales estaba la madre del artista, Isabel Preysler. El ambiente era propicio para la fiesta: incluso antes de que saltara Iglesias al escenario, la gente ya bailaba sin parar y, obviamente, las sillas de las gradas quedaron luego como un adorno más.

Con media hora de retraso (luego se disculpó), Enrique Iglesias ha surgido de debajo del escenario y ha arrancado el concierto con energía gracias a "I'm a Freak" y "I Like How it Feels".

Sobre el escenario, no han faltado los "selfies", los guiños a los espectadores, las invitaciones al karaoke y las carreras y saltos al foso, porque si algo ha quedado claro es que está en un estupendo estado de forma.

"¡Esas manos al cielo, Madrid!"

Hacia la mitad de la velada, Iglesias se ha trasladado a un escenario más pequeño para afrontar un irregular tramo acústico con temas como "El perdedor" o "Como me enamoro". La notable aportación del músico cubano Descemer Bueno ha salvado a Enrique Iglesias, mucho más cómodo jugando a lo grande que en las distancias cortas.

De vuelta al escenario principal, la segunda parte ha recurrido a las canciones más potentes y enérgicas de su repertorio como "Tonight (I'm Lovin' You)". El momento más coreado, sin embargo, ha sido cuando ha cantado "La chica de ayer", de Nacha Pop, que ha asegurado siempre le ayudó cuando se fue a vivir a Estados Unidos.

En la traca final, cargada de adrenalina, han sonado "Bailando", celebradísima por el público, y la enésima ración de discoteca de "I Like It", con Gente de Zona como invitados. Con una grandilocuente "Experiencia religiosa", Iglesias se ha despedido de Madrid.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.