EL LEGADO FOTOGRÁFICO DE VIVIAN MAIER (1926-2009)

EL LEGADO FOTOGRÁFICO DE VIVIAN MAIER (1926-2009)

120 imágenes de la desconocida Vivian Maier se exponen en Valladolid

La belleza de lo cotidiano, el hálito de la rutina o la vida ordinaria del Chicago y Nueva York de la segunda mitad del siglo XX, fueron retratados por Vivian Maier en sus ratos libres con medios rudimentarios y sin ninguna pretensión profesional o artística. Se ganaba la vida como niñera y dos años antes de su muerte tuvo que subastar algunos de sus cuadros para poder pagar sus deudas, que incluso la obligaron a vivir en la calle.

Dispositivo copero de seguridad
Dispositivo copero de seguridad | EFE

El legado fotográfico de Vivian Maier (1926-2009), más de 100.000 negativos hallados de forma casual hace seis años tras una subasta pública en Chicago, ha obligado a revisar la historia de la fotografía contemporánea para incorporar a esta retratista anónima, niñera de profesión, que murió pobre y sola.

Una selección de 120 imágenes de ese legado, presentada con el lema de 'Street Photographer', se expone en Valladolid y por vez primera en Europa, para dar paso a quien "ha venido para quedarse ya" entre nosotros, ha declarado Anne Mourin, comisaria de esta exposición que ha promovido el Ayuntamiento de Valladolid.

La belleza de lo cotidiano, el hálito de la rutina, la vida ordinaria del Chicago y Nueva York de la segunda mitad del siglo XX, retrató en sus ratos libres Vivian Maier con medios rudimentarios y sin ninguna pretensión profesional o artística, ella que se ganaba la vida como niñera y casi nadie conocía este modo de evasión.

A la salida de un bar

Revelaba en un cuarto de baño, en la casa donde prestaba sus servicios en Chicago -ciudad en la que se afincó definitivamente a partir de 1951-, y acumuló cientos de carretes que aún hoy no han sido revelados en su totalidad por John Maloof, dueño del material subastado en 2007.

La subasta tuvo lugar dos años antes de su muerte para que pudiera pagar sus deudas acumuladas, que incluso la obligaron a vivir en la calle. La historia personal de Maier, sin amistades ni relaciones conocidas después de una azarosa peripecia vital y familiar en los primeros años de su vida, no se puede desvincular de la obra de esta aficionada.

Acusó una visión humanista en la mayoría de sus creaciones al situar al ser humano en el epicentro de la inmensidad arquitectónica y urbana que el mismo hombre creó en Nueva York y Chicago, dos de las grandes urbes de los Estados Unidos, una veces engullido y otras en pleno combate o lucha por la supervivencia.

Surgen así, sin estridencias, con suavidad pero firmeza, estampas callejeras vinculadas a oficios, rostros anónimos pero fácilmente identificables: menestrales, desposeídos y también olvidados o marginales, con una especial atención a la indumentaria y a los niños como último eslabón de ese enfoque humanista.

El relato se completa con el paisaje urbano, desmesurado en las proporciones de sus edificios e infraestructuras, el mobiliario y decorado, los establecimientos y la gente como inquilinos de una cotidianeidad de la que forman parte blancos y negros, así como las diferentes etnias que pueblan esas grandes ciudades industriales.

Las fotos son estampas callejeras vinculadas a oficios y rostros anónimos

No faltan ebrios, vagabundos, mendigos y prostitutas, cuyo dolor constata desde el umbral de la escena, sin zaherir ni moralizar, con un mero carácter testimonial. Son imágenes en apariencia banales, inscritas en la normalidad de cualquier urbe comercial e industrial, sin apenas trascendencia, pero que adquieren prestancia con el enfoque de Vivian Maier, de origen europeo (francés y austro-húngaro).

"Su fotografía goza de una gran autonomía y una autoridad plena. No se la conoce mucho, pero ya ha deslumbrado hasta dar un vuelco en la historia contemporánea de la fotografía", junto a sus grandes protagonistas, ha resaltado la comisaria.

No falta en esta exposición (en Valladolid hasta el 8 de julio), una serie de inquietantes autorretratos de Maier, con ella en un premeditado segundo o tercer plano, insinuada en ocasiones y en otras deformada por artificios técnicos, sin sonreír, parcialmente sombreada y de aspecto hosco, como si fuera otra persona.

La comisaria, Anne Morin, lo ha achacado a la "permanente búsqueda" de sí misma, "tal vez porque indagara realmente en quién era ella, que no tenía unas raíces muy claras y a muy temprana edad se separó de su familia".

Vivian Maier, auxiliada por los hijos que crió en la casa de Chicago donde residió, fue recogida de la calle a principios de los años noventa del siglo XX, y sus enseres recogidos en un guardamuebles hasta que fueron subastados, dos años antes de su muerte, para saldar deudas, donde fueron encontrados esos 100.000 negativos y carretes sin revelar.

"Street Photographer", tras su paso por Valladolid, viajará durante los tres próximos años por Bélgica, Francia y Suecia, entre otros países, según las previsiones de diChroma, la sociedad que gestiona la difusión del legado de Maier.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.