ESTUDIO DEL CENTRO HARVARD-SMITHSONIANO

ESTUDIO DEL CENTRO HARVARD-SMITHSONIANO

El oro de la Tierra se forjó mediante colisiones de estrellas muertas

Según los astrónomos,  el oro de nuestro planeta se formó a partir de colisiones estelares inusuales y violentas antes del nacimiento del Sistema Solar, hace aproximadamente 4.500 millones de años.

Una pieza de oro
Una pieza de oro | Alchemist-HP / Wikipedia Commons

Astrónomos del Centro Harvard-Smithsoniano han llevado a cabo un estudio que determina que todo el oro de la Tierra se ha forjado a partir de antiguas colisiones de estrellas muertas. Este hallazgo, publicado en 'Astrophysical Journal Letters', se ha producido tras la observación explosión de estrellas de neutrones que han corroborado la teoría que se barajaba desde hace algunos años.

Según han explicado los expertos, los astrónomos saben desde hace mucho tiempo que reacciones de fusión en los núcleos de estrellas crean elementos más ligeros como el carbón y el oxígeno, pero tales reacciones no pueden producir elementos más pesados como el oro. Este se formaba en explosiones estelares tales como supernovas. "Pero eso no explicaba por completo la cantidad del metal precioso que existe en el Sistema Solar", ha señalado el autor principal, Edo Berger.

Años más tarde, un equipo europeo, utilizando supercomputadores, sugirió que el oro, el platino y otros metales pesados podrían formarse cuando dos estrellas de neutrones chocan y se fusionan. Las estrellas de neutrones son esencialmente reliquias estelares: núcleos colapsados de estrellas enormes.

Ahora, varios telescopios han detectado tal explosión, y la observación del fenómeno ha fortalecido la idea de que el oro fue creado en tales colisiones inusuales y violentas mucho antes del nacimiento del Sistema Solar, hace aproximadamente 4.500 millones de años. "La gente camina por ahí con un trozo diminuto del universo", ha indicado Berger sobre el metal precioso.

El estallido que dio lugar al hallazgo, ocurrió en una galaxia distante, a 3.900 años luz de distancia. Cada año luz equivale a cerca de 9,5 billones de kilómetros. El brote duró apenas una fracción de segundo. Utilizando telescopios en tierra y el Telescopio Espacial Hubble, el equipo de Berger advirtió una incandescencia singular que duró días. Los investigadores han explicado que la radiación infrarroja en el resplandor era evidencia de que el choque cósmico arrojaba elementos pesados.

Este es el mismo proceso que, en su tiempo, ocurrió en la Vía Láctea. Sin embargo, los científicos han precisado que "aún quedan datos por aclarar" como por qué la Tierra es tan rica en oro. Trabajos previos sugieren una lluvia de meteoros pudo haber traído este y otros metales preciosos al planeta.

Si la interpretación del nuevo estudio es correcta serían "unas noticias verdaderamente emocionantes", según ha destacado el científico estadounidense, quien ha apuntadoque son necesarias "nuevas observaciones" para terminar por completo este trabajo.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.