ESTUDIO PUBLICADO EN NATURE

ESTUDIO PUBLICADO EN NATURE

Las muertes asociadas a la gripe invernal bajarán en Europa por el aumento de las temperaturas por el calentamiento global

Los científicos han establecido la relación entre datos diarios de temperatura, mortalidad y gripe en más de 160 regiones de 16 países de Europa Occidental, que representan más de 400 millones de personas.

Una mujer sufre la gripe | Agencias

El aumento de las temperaturas por el calentamiento global conllevará un descenso de las muertes por gripe invernal en Europa, según un estudio que han llevado a cabo científicos del Instituto Catalán de Ciencias del Clima (IC3).

El estudio, que describe el efecto del cambio climático sobre la mortalidad y la gripe invernales en más de 160 regiones europeas y que publica la revista Nature Climate Change, muestra por primera vez que las medidas de adaptación al cambio climático aplicadas en algunos países europeos han hecho que los inviernos fríos ya se asocien a aumentos estacionales de mortalidad y gripe.

El trabajo, realizado en colaboración con investigadores de centros de investigación franceses y suizos, ha determinado que los inviernos fríos en el Reino Unido, Bélgica y Holanda ya no están asociados a aumentos estacionales de mortalidad y gripe, pero que en el resto del continente estos todavía aumentan y disminuyen en función de si el invierno es riguroso o templado.

Los investigadores también han descrito el efecto que tienen las temperaturas frías sobre las tasas de mortalidad en la población europea, teniendo en cuenta los factores que inciden en la población en invierno, como la hipotermia, la hipertensión, la trombosis, la neumonía o la gripe.

Según ha explicado Joan Ballester, investigador del IC3 y autor principal del estudio, "los países del Mediterráneo son los más vulnerables a las temperaturas frías: Portugal, España e Italia son 7, 4 y 3 veces más sensibles a las temperaturas invernales que los países de Europa central, respectivamente".

Los científicos han establecido la relación entre datos diarios de temperatura, mortalidad y gripe en más de 160 regiones de 16 países de Europa Occidental, que representan más de 400 millones de personas.

Según Ballester, estos resultados enfatizan la importancia de las medidas de adaptación a las temperaturas ambientales, como por ejemplo el aislamiento térmico de las casas, para poder combatir mejor las consecuencias negativas del clima sobre la salud de la población.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.