SON DESTRUIDAS EN EL TORRENTE SANGUÍNEO

SON DESTRUIDAS EN EL TORRENTE SANGUÍNEO

Descubren un método para impedir que las células cancerosas lleguen a los órganos sanos

Científicos estadounidenses han logrado un avance médico que podría evitar el 90% de las muertes de los enfermos de cáncer: las células cancerosas pueden ser destruidas en el torrente sanguíneo, impidiendo que lleguen a los órganos sanos.

Torrente sanguíneo
Torrente sanguíneo | Agencias

La cirugía y la radioterapia son efectivas en el tratamiento de los tumores en las primeras etapas de la enfermedad, pero a menudo es difícil de detectar el cáncer secundario en otras partes del cuerpo, hasta que es demasiado tarde para un tratamiento.

Por ahora la investigación se ha realizado en sangre humana en el laboratorio y en ratones vivos, pero no en pacientes

Los investigadores de la Universidad de Cornell, EEUU, han descubierto que la inyección de proteínas en la sangre atrae y mata las células cancerosas antes de que puedan propagarse de los tumores primarios a órganos sanos, según informa 'The Telegraph'.

El principio del nuevo método, descrito en el estudio publicado en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences', es unir proteínas que matan el cáncer con los glóbulos blancos de la sangre que viajan a través del torrente sanguíneo. Cuando una célula cancerosa entra en contacto con proteínas adhesivas, que es casi inevitable en el flujo frenético de la sangre, esto supone su eliminación.

"Alrededor del 90% de las muertes por cáncer están relacionadas con la metástasis, pero ahora hemos encontrado una manera de enviar un ejército de asesinos de glóbulos blancos que causan apoptosis (la propia muerte de las células cancerosas), borrándolas del torrente sanguíneo”, explica el ingeniero biomédico de la Universidad de Cornell, Michael King.

Funciona en el 60% de los casos
El científico ha especificado que el mecanismo es sorprendente e inesperado, ya que ha demostrado que la inyección de glóbulos blancos en la sangre es más eficaz que inyectar directamente en las células cancerosas liposomas o proteína soluble. 

Los investigadores han estimado que el nuevo tratamiento mata con éxito a las células cancerosas en el 60% de los casos. Por ahora la investigación se ha realizado en sangre humana en el laboratorio y en ratones vivos, pero no en pacientes. 

"Se necesita mucha más investigación para ver si la técnica podría realmente detener la propagación del cáncer en los seres humanos", admitió King.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.