BUSCAN EXPLICACIONES GENÉTICAS A LA VEJEZ

BUSCAN EXPLICACIONES GENÉTICAS A LA VEJEZ

Descubren nuevas variantes genéticas poco frecuentes que podrían estar vinculadas a la vejez extrema

Un grupo de investigadores ha descubierto nuevas variantes de promoción de la longevidad extrema en los cromosomas 4 y 7 que crean la base para sobrevivir a edades comunes (entre 80 y 90 años), pero que a través de combinaciones con otras variantes ofrecen "una ventaja adicional de supervivencia a edades aún mayores".

Consejos para prevenir la rotura de cadera
Consejos para prevenir la rotura de cadera | Consejos para prevenir la rotura de cadera

Investigadores de la Universidad de Boston (Estados Unidos) han identificado nuevas variantes genéticas poco frecuentes que podrían estar vinculadas con una vejez muy prolongada y con un menor riesgo cardiovascular y de Alzheimer.

La longevidad extrema es todo un desafío para los científicos, que buscan explicaciones genéticas que determinen por qué algunas personas tienen tan buena salud que prolongan su vida más allá de un siglo y se convierten en centenarias, según reconocen los autores de este trabajo que publica la revista 'Journals of Gerontology: Biological Sciences'.

En este caso, una revisión de cuatro estudios genéticos permitió recopilar una gran muestra de 2.070 personas para ver la supervivencia de quienes habían nacido en el año 1900. Los investigadores analizaron las variantes genéticas asociadas a la longevidad para identificar aquellas que podían estar ligadas a una vejez extrema.

Así, identificaron nuevas variantes de promoción de la longevidad extrema en los cromosomas 4 y 7, al tiempo que confirmaron otras variantes en polimorfismos de un solo nucleótido que ya se habían asociado previamente con este hecho. Además, en dos de los conjuntos de datos de los que los investigadores tenían contabilizada la prevalencia de enfermedades relacionadas con la edad, encontraron ciertos alelos de longevidad que también se asociaron con una reducción significativa del riesgo de enfermedad cardiovascular e hipertensión.

"Los datos y el análisis de supervivencia proporcionan un apoyo para la hipótesis de que la composición genética de la longevidad extrema se basa en una combinación de variantes comunes y raras", según el equipo liderado por Paola Sebastiani.

Tales variantes comunes son las que crean la base para sobrevivir a edades relativamente comunes (entre 80 y 90 años) y a través de combinaciones específicas con otras variantes menos frecuentes "se consigue una ventaja adicional de supervivencia a edades aún mayores", han añadido.

Pese a dicho hallazgo, admiten que todavía hay variantes genéticas por descubrir en la secuenciación de las personas centenarias, con estudios más amplios, para definir la variabilidad genética que se asocia con una vida más prolongada.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.