CONFERENCIA EUROPEA SOBRE VIGILANCIA ESPACIAL

CONFERENCIA EUROPEA SOBRE VIGILANCIA ESPACIAL

700.000 fragmentos de basura espacial catalogados

Diseñado por la Agencia Espacial Europea (ESA) con el objetivo de evitar colisiones entre satélites y otros instrumentos espaciales.

La Agencia Espacial Europea (ESA) está diseñando un sistema para clasificar y catalogar los más de 700.000 fragmentos de basura que los científicos estiman hay en el espacio, un sistema que pretende evitar colisiones y mejorar la seguridad de los satélites y otros instrumentos actualmente en uso.

Esta es una de las iniciativas de las que se ha hablado en la Conferencia Europea sobre Vigilancia Espacial celebrada esta semana en Madrid, a la que han acudido 180 expertos de varios países. Los investigadores creen que los satélites están amenazados por más de 700.000 fragmentos de basura espacial y para evitar una colisión es necesario conocer y monitorizar su trayectoria con ayuda de radares y telescopios, de ahí que la ESA esté trabajando en un sistema para detectar los objetos espaciales "peligrosos".

Según ha relatado Emmet Fletcher, responsable del segmento de vigilancia espacial del programa europeo de "Conocimiento del Medio Espacial" (SSA en sus siglas en inglés) de la ESA, actualmente hay en órbita unos mil satélites activos. Lo que ahora trata de hacer la ESA, ha continuado, es generar un catálogo de todos los objetos peligrosos que orbitan la tierra (EEUU tiene clasificados unos 22.000 de estos fragmentos).

Entre los 700.000 trozos que se cree que hay en el espacio, existen desde pedazos de un centímetro hasta satélites enteros ya en desuso y bastaría la menor de estas piezas para estropear un satélite, chatarra que se triplicará en los próximos 20 años. Catalogar es, entre otros parámetros, conocer la posición y velocidad del objeto, con lo que los investigadores saben hacia dónde va y comparan así la órbita de éstos con la de un satélite.

"Podemos calcular si coinciden y si lo hacen podemos dar avisos a los operadores de los satélites para que maniobren con seguridad y con el menor uso de combustible, y evitar el choque", según Fletcher. Fletcher, quien ha declarado que siempre se intenta avisar al operador lo antes posible -no más tarde de 72 horas antes de la supuesta coincidencia de un pedazo de basura con el satélite-, ha manifestado que la ESA ya está trabajando en el citado catálogo, aunque será en 2012 cuando los países, en una reunión ministerial, den su visto bueno definitivo y se establezca un presupuesto.

Prueba de este trabajo es que recientemente se ha completado el desarrollo de un software de última generación capaz de alertar a los satélites cuando exista el riesgo de impacto con un fragmento de basura espacial. "De momento estamos probando el sistema utilizando datos de fragmentos de basura espacial ya conocidos. Es el primer paso hacia el software que se utilizará cuando Europa disponga de su propia capacidad de vigilancia del medio espacial", ha afirmado Fletcher.

Este catálogo es una de las tres patas del programa de Conocimiento del Medio Espacial (SSA), cuyo objetivo es desarrollar e implementar un sistema de alerta temprana, pero no sólo respecto a colisiones espaciales, sino también en cuanto a impactos de objetos naturales contra la Tierra y en relación a la meteorología espacial. Desde 2009 se trabaja para definir la estructura técnica del sistema, para lo que primero se está evaluando la capacidad de la infraestructura ya existente en Europa, como radares de investigación científica y telescopios, que podrían incorporarse al futuro sistema SSA.

El programa SSA ha sido otro de los temas debatidos en la conferencia de Madrid, de cuyos resultados Fletcher ha asegurado sentirse satisfecho. "El espacio es un bien común y nos hemos puesto al día", ha concluido este experto.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.