FERIA DE ABRIL 2017 | 26 DE ABRIL

FERIA DE ABRIL 2017 | 26 DE ABRIL

Solo el extremeño José Garrido, con una oreja, saca partido de una corrida de mayores opciones

El diestro extremeño José Garrido, que le cortó una oreja al mejor toro de la tarde, acabó por sacar algo de partido a una corrida de Torrestrella que ofreció mayores opciones de éxito a la terna de jóvenes toreros que hizo el paseíllo en el coso de la Maestranza en la primera corrida de la Feria de Abril 2017.

José Garrido
José Garrido | EFE

Siempre faltó algo para que se redondeara una tarde en la que los ingredientes del guiso no podían ser más ilusionantes: una terna de jóvenes espadas en edad de apretar y de merecer, una corrida de bellas hechuras y con posibilidades ciertas y un escenario tan idóneo como el dorado albero de la Maestranza. Pero, fuera por uno u otro matiz, la cuestión es que el balance final de la tarde se redujo a esa solitaria oreja que le cortó José Garrido a un toro que, en una faena más compacta, tal vez podía haber sido doble.

Garrido triunfó sobre todo por su actitud, por la forma en que, ya desde que recibió al primero a portagayola, se lució repetidamente con el capote, tanto en el animoso y embraguetado saludo por verónicas a los dos toros de su lote como en los tercios de quites, ya fuera por delantales o por chicuelinas. Centró así el extremeño, por pura decisión, todas las miradas y levantó la expectación para sus faenas de muleta, sólo que la del que abrió plaza no fue posible porque el de Torrestrella se reservó demasiado.

El cuarto, en cambio, un serio y cuajado ejemplar, no paró de repetir sus embestidas desde que asomó al ruedo, más entregadas en los primeros tercios que en el último, donde, sin dejar de acudir al galope a todos los cites, se abría un tanto de las suertes, lo que facilitaba más las cosas a su lidiador. Garrido comenzó toreándolo de rodillas, con ayudados por alto, en un trasteo donde casi siempre acompañó esas constantes embestidas abiertas, sin forzar demasiado al animal pero también por eso con un punto de ligereza que le restaba poso a su labor. Mejor, por más pausados y recreados, fueron los remates de las series, los adornos, los trincherazos y demás complementos de una faena a la que, en puridad, le faltó una mayor contundencia. Tanto es así que la oreja que cortó el extremeño y la ovación que se llevó el toro en el arrastre equilibraron la valoración de los méritos.

El toledano Álvaro Lorenzo, con un crespón negro en el vestido blanco y plata que lució como público homenaje al fallecido Palomo Linares, se encontró con un segundo toro que amenazó rajarse en banderillas, aunque luego se mantuvo en la pelea con transmisión y claridad por el pitón derecho. Lorenzo le hizo a éste una faena con momentos estimables, más por el asiento que por el nivel de mando de los muletazos, pero acabó devaluándola finalmente con dos defectuosísimas estocadas.

Más mérito tuvo, por el contrario, su labor con el quinto, el peor de la corrida, al que aguantó, sin alardes pero con una tremenda seguridad, sus cortas, secas y violentas arrancadas, por mucho que sus méritos no llegaran a transmitirse al tendido.

También Ginés Marín se encontró con toros con ciertas opciones... siempre y cuando se les aplicara una lidia precisa que resolviera sus carencias. El defecto del tercero fue protestar con un punto de genio cuando no iba bien embarcado, mientras que el del sexto, que tuvo voluntad de bravo, fue una constante descoordinación de movimientos que exigía pulso y suavidad para equilibrarlos. Marín dio con la tecla de ambos en momentos puntuales de dos dilatados y esforzados empeños en los que lo más brillante fue la estocada con que tumbó a su primero, de tan perfecta ejecución como perfecta era la estampa del animal.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Torrestrella, de fina y seria lámina dentro de sus distintas alzadas y de juego variado pero en conjunto más que manejables en distinto matices. De entre todos, destacó el cuarto, con movilidad y nobleza en sus repetidas embestidas.

José Garrido, de hueso y oro: media estocada atravesada y descabello (silencio); estocada desprendida (oreja).

Álvaro Lorenzo, de blanco y plata: estocada chalequera enhebrada, bajonazo y descabello (silencio); estocada caída (silencio tras aviso).

Ginés Marín, de verde esmeralda y oro: estocada (silencio); pinchazo y estocada desprendida (silencio). Al final el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del diestro Palomo Linares, recientemente fallecido. Tercera corrida de abono de la feria de Abril de Sevilla, con menos de media entrada en los tendidos (unas 5.000 personas).

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.