FERIA DE ABRIL | 30 DE ABRIL

FERIA DE ABRIL | 30 DE ABRIL

Orejas para Galán y Ventura en un discreto festejo de rejones en Sevilla

Los jinetes Sergio Galán y Diego Ventura cortaron sendas orejas en el festejo de la feria de Abril de Sevilla, una corrida de rejones de muy discretos resultados artísticos.

El rejoneador Sergio Galán
El rejoneador Sergio Galán | EFE

La tarde de rejones, el único de los festejos de la especialidad anunciados esta feria después de que la empresa haya eliminado la tradicional matinal ecuestre del último domingo del abono, transcurrió con pocos sobresaltos y escasas emociones.

Tanto que, sin grandes ovaciones en el tendido, se escuchó perfectamente el extenso concierto de pasodobles que, como suele pasar en estas corridas, donde todas las faenas se musican suceda lo que suceda en el ruedo, dio la banda del maestro Tejera. "Manolete", "La Giralda", "Martín Agüero", "España Cañí"... y así hasta más de quince piezas del "escogido repertorio" de la agrupación musical se escucharon con la gran acústica de la Maestranza para amenizar un festejo plano en la mayor parte de sus capítulos.

Aun así, y también casi como norma, lo más destacado llegó de la mano de Diego Ventura, la figura del cartel, que le hizo una lidia muy completa a su primero, desde que lo paró toreándolo con la bandera del rejón hasta que lo mató de un rejonazo fulminante.

Entre medias, clavó banderillas con limpieza y rectitud en los embroques, desde distintas distancias y terrenos, y llevó al toro de tercio a tercio con temple, intentando siempre poner la fibra que faltó a un animal noble pero soso y a menos. Cortó así Ventura la primera oreja de la tarde, premio que pudo doblar con el quinto de no haber marrado con el rejón de muerte.

Esta faena le resultó mucho más trabajosa, en tanto que el de Bohórquez se reservó ya desde la salida, cuando pasó distraído del intento de Ventura de clavarle el rejón de castigo nada más aparecer por la puerta de chiqueros. Luego el toro esperó mucho a sus caballos, por lo que tuvo que poner Ventura mucho de su parte, y a veces con errores de precisión al clavar, para levantar una faena de altibajos que tuvo un remate por todo lo alto.

Este llegaría cuando el jinete de La Puebla le quitó el cabezal a su caballo "Dolar" para clavar así, tras un primer intento fallido, un buen par de banderillas a dos manos, tal y como hizo hace ya más de cincuenta años en esta misma plaza el creador de la suerte: el segoviano Josechu Pérez de Mendoza.

El otro trofeo, cortado al cuarto toro, fue a manos de Sergio Galán, que pudo haber paseado otra oreja más del que abrió plaza de no ser porque no lo mató bien sino que lo descordó con un desafortunado pinchazo en el espinazo. El rejoneador conquense lidió y clavó con limpieza, reposo y criterio a sendos cuatreños tan nobles como sosos, y en especial el cuarto que, sin apenas brío, impidió que la faena tuviera ligazón, aunque, de ahí el premio, esta vez Galán sí que lo mató ortodoxamente y a la primera.

La actuación de la francesa Lea Vicens estuvo plagada de imprecisiones, dudas estratégicas, pasadas en falso y fallos al clavar tanto rejones como banderillas en embroques casi siempre despegados. Así le pasó lo mismo con su primero, con la excusa de que se le rajó desde el tercio de banderillas, que con el sexto, con el agravente de que este fue el de más bravura, brío y duración de toda la corrida

FICHA DEL FESTEJO:

Sergio Galán: ovación tras leve petición de oreja y oreja.

Diego Ventura: oreja y ovación tras petición de oreja

Lea Vicens: silencio y silencio

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.