Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

Todos los especiales

Ir
A FONDO | GRANDES EMPRESARIOS

La intensa jornada laboral de los ciudadanos chinos en España

Los ciudadanos chinos son conocidos por su espíritu empresarial y sus largas jornadas de trabajo. Casi la mitad de los autónomos extranjeros que se dieron de alta el año pasado tenían esa nacionalidad. Un equipo de A Fondo ha acompañado a dos familias para comprobar que tienen ganada su fama de trabajar mucho.

La intensa jornada laboral de ciudadanos chinos en España ver el video
Video: antena3.com

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 30/03/2012 a las 22:06 horas

A las siete de la mañana arranca la jornada para la familia Zhu, residente en Bilbao. Por delante, un duro día de trabajo para estos empresarios chinos propietarios de tres restaurantes.

"Trabajamos quince o dieciséis horas al día", cuenta Thi Phuong Hoang, la madre, aunque en España se hace llamar Isabel. Antes de abrir los establecimientos, su primer destino es un almacén de productos congelados que comparten con unos socios españoles.  "A diferencia de los españoles, ven enseguida el negocio y son mucho más lanzados", explica José Luis Prieto, socio de la familia.

Mientras, Jie abre su bazar en Madrid, uno de los 7.000 que hay en Madrid. Empezó trabajando en el restaurante de su hermana. Diez años después es dueño de la tienda y de un almacén de 10.000 metros cuadrados repleto de artículos.

A mediodía, Juan e Isabel llegan a su restaurante de Bilbao, establecimiento abierto de lunes a domingo. "Desde pequeña me enseñaron que en esta vida hay que trabajar, porque nadie regala nada", cuenta Isabel. En casa de la familia Shu llega la hora de la cena: comida vietnamita. Después de cenar Juan vuelve al restaurante, e Isabel se queda haciendo cuentas hasta la madrugada.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana