Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

Todos los especiales

Ir
HABITUAL EN EEUU

Un fotógrafo en el parto por 300 euros

Contratar a un fotógrafo es algo habitual para comuniones o bodas pero cada vez más para el nacimiento de un hijo. En Estados Unidos, las cámaras llegan hasta a entrar a la sala de partos. Aquí eso es muy complicado, aunque algunos padres lo consiguen.

  • Cada vez más padres hacen reportajes fotográficos de sus hijos recién nacidos
  • Contratar a un fotógrafo es algo habitual para comuniones o bodas y cada vez más…para el nacimiento de un hijo. Los padres pagan unos 300 euros por un reportaje con esas primeras fotos. En Estados Unidos, las cámaras entran incluso en la sala de partos. Aquí eso es muy complicado, aunque algunos padres lo consiguen.
  • A fondo, bebés, fotografía, Estados Unidos, padres, España
  • cada-vez-mas-padres-hacen-reportajes-fotograficos-sus-hijos-recien-nacidos
Video: Antena3.com

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 25/07/2012 a las 10:14 horas

Es un momento único. Paula y Elder tenían el sueño de inmortalizarlo y lo han conseguido. Es muy poco habitual en España que un fotógrafo profesional entre en una sala de parto. Paula cuenta que en los hospitales suelen ser muy celosos de quién entra porque un parto no deja de ser una intervención.

la demanda no ha parado de crecer en los últimos dos años

Victoria Peñafiel ha sido la encargada de retratar el primer segundo de vida de esta pequeña. Sólo trabaja con bebés con menos de 15 días. Ha aprendido de los fotógrafos de bebés de Estados Unidos, donde esta disciplina está muy asentada.

Sus sesiones duran unas cuatro horas. En ellas, lo más importante es saber calmar al bebé, y a veces, a los padres: “Están muy pendientes de lo que estás haciendo, por eso intento explicarles que mi manera de cogerlos no es como lo cogen ellos, yo lo cojo de una determinada forma para conseguir una determinada pose”.

El resultado es un reportaje que cuesta unos 300 euros. También es cada vez más habitual encontrar fotógrafos que ofrecen sus servicios en los hospitales. Los padres, como Vanesa, aceptan encantados: “Es muy bonito tener un recuerdo de tan bebé, porque las fotos que les haces tú no quedan nunca bonitas y estas fotos la verdad es que están quedando preciosas”.

Aseguran que la demanda no ha parado de crecer en los últimos dos años. Son los modelos más delicados y exigentes pero son los únicos que hagan lo que hagan, atrapan todas las miradas.

Compartir en: