Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

Todos los especiales

Ir
Cómo se estudia un meteoro

Científicos del observatorio de Santiago de Compostela estudian el último bólido diurno que ha atravesado España

Ocurrió el pasado verano: una potente luz superior a la del planeta Venus cruzó la atmósfera. Se vio en Galicia cuando todavía era de día. Un equipo de astrónomos de la Universidad de Santiago acaba de terminar la investigación sobre ese meteoro, es el último que ha pasado por la península.

Científicos del observatorio de Santiago de Compostela estudian el último bólido diurno que ha atravesado España ver el video

Erika Barreras/ Alberto Bueno/ Almudena Cabrero  |  Madrid  | Actualizado el 21/11/2012 a las 11:43 horas

Cada año 500 de estas bolas de fuego son detectadas a su paso por nuestro país. Se conocen como bólidos, meteoros que desprenden una luz superior a la del planeta Venus.

Es el último bólido diurno que ha atravesado España. Fue avistado en Galicia el pasado 9 de agosto. Los científicos del observatorio de Santiago de Compostela acaban de terminar su investigación.

Para trazar su trayectoria han sido imprescindibles los testimonios de 30 testigos como Lorenzo que lo avistaron desde diferentes puntos de Galicia.

Concluyen que han entrado a 17 kilómetros por segundo, que su masa inicial es de unos  200 kilogramos y que no existen restos de meteoritos porque acabó cayendo al mar Cantábrico.

Autodidacta, cada año realiza dos o tres expediciones por desiertos de todo el mundo. Lugares sin vegetación donde más meteoritos se pueden encontrar.

Con ellos hace exposiciones, diseña joyas y los cede a la ciencia para su estudio. El corazón de estas piedras espaciales esconde información sobre la formación de los planetas y hasta el origen de la vida.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana