Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

ESTA NOCHE A LAS 22:30 HORAS

'Vive Cantando' en Antena 3
SANFERMINES 2012 | 8 DE JULIO

Una cara oreja para Javier Castaño

Desigual pero bien presentada corrida de Miura. Castaño, una oreja en tarde inspirada. Robleño, por encima de lote. Rafaelillo, dispuesto.

El diestro Javier Castaño, en Pamplona El diestro Javier Castaño, en Pamplona | Foto: EFE

Dionisio San MIguel  |  Madrid  | Actualizado el 08/07/2012 a las 23:16 horas

El primer toro de Miura, para Rafaelillo un guapo ejemplar que ha sido noble en el primer tercio.En la muleta, tornillazos de inicio y cogiendo sentido a cada muletazo. Rafaelillo, muy serio, toreando sobre las pierrnas, qué remedio.

Faena importante del torero murciano, al que buscó siempre las hombreras el de Miura, que acabó rajándose. Estocada de Rafaelillo arriba tras un gran esfuerzo, que no ha tenido premio. Ovación.Fernando Robleño lidió primer lugar un ejemplar de Miura magníficamente presentado. Alto, largo y muy, muy serio.

El segundo de la 'miurada' se ha dejado un poco más, y Robleño ha estado muy templado con él.Valor muy serio el del torrejonero, que acabó su faena muy bien colocado, y mató de pinchazo hondo. Ovación.

Javier Castaño tuvo en el tercero de la tarde un mal compañero de viaje. Qué se quedó con él nada más salir.Técnica y poder, y cabeza de Javier Castaño con el toro menos claro al que enseñó a embestir, templando su

Toreo al natural de Castaño, largo y templado. Enorme capacidad del torero charro, que se inventó extraordinaria faena.Amén del detalle de la silla, el garbo y la alegría, Castaño supo tapar defectos y sacar lo mejor de lo peor. Oreja.

Rafaelillo, con el cuarto, tampoco tuvo suerte. El de Miura terminó sacando tanto peligro como el primero, aprendiendo en seguida. Estoconazo de Rafaelillo. Lo mejor de una faena que fueron poco más que una pelea. Silencio.

Fernando Robleño, con el quinto, fue menos bueno que el segundo. Poquita casta, pareció mejor de lo que fue.Pínchó el torero madrileño a ese complicado quinto, que se puso mirón e imposible de pasar. Baja la espada. Silencio.

Javier Castaño ha vuelto a estar por encima de su enemigo. El sexto fue un toro con complicaciones y poco expresivo.Estoconazo del salmantino, que se quedó a un paso de la Puerta Grande. Sólo la estocada valía el triunfo. Palmas.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana