Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EN UN RINCÓN DE TU CIUDAD

Un paseo en plena naturaleza por los alrededores de San Vicente do Mar

Hoy, 'en un rincón de tu ciudad', descubrimos San Vicente do Mar, en el ayuntamiento pontevedrés de O Grove: un lugar para pasear y relajarse al lado del mar, en pleno contacto con la naturaleza.

Un paseo en plena naturaleza por los alrededores de San Vicente do Mar ver el video

Eva Vázquez Lima/Andrés Vilela  |  Pontevedra  | Actualizado el 30/03/2012 a las 12:58 horas

No importa la estación en la que nos encontremos  ni la temperatura. Para nuestro viaje tan sólo es imprescindible que contemos con calzado cómodo.  Como único objetivo, nos marcamos  el disfrute del aroma a salitre y el sonido del mar.

Hoy, en 'el rincón de tu ciudad', estamos en San Vicente do Mar, en el ayuntamiento pontevedrés de O Grove, en un especial paseo de madera que guarda un pacto tácito de respeto y armonía con el entorno. Durante una hora caminaremos sobre un entorno apto para todos los públicos: aventureros y emprendedores, soñadores y nostálgicos.

Una naturaleza caprichosa marca el ritmo del paseo donde cada roca parece adquirir vida con impresionantes formas y tamaños.

Nos encontramos con esculturas como la que homenajea a la mujer mariscadora, curtida por el viento y el mar, que forman parte del sendero. Otras, como las de los voluntarios limpiando la costa recuerdan también sacrificio y valores.

Hacemos un descanso y contemplamos a lo lejos la isla de Ons que, junto con Sálvora, Cíes y Cortegada conforman el Parque Nacional de las Islas Atlánticas.

Impresionantes vistas al océano que contrastan con pequeñas e insólitas calas de fina arena blanca. En la playa de Castiñeira termina nuestro recorrido.

Finaliza así un paseo para andar, para estar en contacto con la naturaleza, para disfrutar de las vistas, del mar rompiendo sobre las rocas, de la puesta de sol, del aire puro. Objetivo cumplido.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana