Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EN UN RINCÓN DE TU CIUDAD

Valleseco, tierra de artesanos y cuna de excelentes manzanas

Valleseco, el municipio más joven de Gran Canaria, es hoy nuestro destino 'en un rincón de tu ciudad'.

Valleseco, tierra de artesanos y cuna de excelentes manzanas ver el video

Laura Cambil, Ignacio Suárez  |  Gran Canaria  | Actualizado el 26/10/2012 a las 10:47 horas

Hoy, en el rincón de tu ciudad, vamos a pasear por Valleseco, el municipio más joven de la isla de Gran Canaria, a pesar de que existen referencias sobre el reparto de sus fértiles tierras ya desde el siglo XVI.

Un paseo por el casco de la ciudad nos descubre el edificio más emblemático del municipio, la Iglesia de San Vicente Ferrer de 1898, con su retablo elaborado por maestros carpinteros de la zona y su órgano del siglo XVIII restaurado pieza a pieza en Alemania.

O el molino de gofio, de casi 100 años de antigüedad y en el que  ún se conserva el proceso tradicional de molienda.

Y hablando de tradiciones, Valleseco es tierra de grandes artesanos, maestros de la piedra, de la cerámica, de la madera...aunque el producto estrella del lugar es, sin duda, la manzana.

Cuenta con su propia fiesta declarada de interés turístico regional y da lugar a la única sidra que se elabora en las islas.

Seguimos nuestro paseo por sus fincas y terrenos verdes a los que llegamos a través de toda una red de senderos. En el camino, parajes del Cortijo de Calderetas y su finca tradicional canaria de finales del siglo XIX.

O la laguna de Valleseco, espacio natural protegido, verdadero punto de encuentro de los amantes de la naturaleza.

Y precisamente aquí es donde entendemos la calidad de sus productos, ante la vista increíble del Barranco de la Virgen donde aún perviven restos de ese bosque de Laurisilva que cubrió todo el interior de la isla de Gran Canaria. O el Barranco de Madre el Agua, o el  valle que da nombre al municipio Valleseco y que, por cierto, no le hace justicia en absoluto.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana