Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
EN UN RINCÓN DE TU CIUDAD

San Francisco, una reliquia urbana del siglo XIV en Gran Canaria

En un rincón de tu ciudad recorremos hoy el principal municipio de Telde, la segunda ciudad más poblada de Gran Canaria. San Francisco es una reliquia urbana declarada Bien de Interés Cultural.

  • San Francisco, una reliquia urbana del siglo XIV en Gran Canaria
  • En un rincón de tu ciudad recorremos hoy el principal municipio de Telde, la segunda ciudad más poblada de Gran Canaria. San Francisco es una reliquia urbana declaradaBien de Interés Cultural.
  • en un rincón de tu ciudad, rincón de Canarias, Telde, San Francisco,
  • san-francisco-reliquia-urbana-siglo-xiv-gran-canaria
Video: Luis Socorro, Vicente Pérez

Luis Socorro, Vicente Pérez  |  Telde (Gran Canaria)  | Actualizado el 30/11/2012 a las 09:03 horas

Enclavado en Telde, la segunda ciudad más poblada de la isla de Gran Canaria, San Francisco es una reliquia urbana declarada Bien de Interés Cultural. Hoy la recorremos 'en un rincón de tu ciudad'.

Los primeros habitantes del barrio fueron unos  frailes mallorquines que se establecieron a mediados del siglo XIV, durante los años de la conquista del archipiélago.

La primera referencia histórica de este municipio la encontramos  precisamente en las memorias de estos religiosos baleares. Los aborígenes lo conocían como 'Tildet', una comarca habitada por unos 10.000 guanches. Con el paso de los años, y desde la parte más alta del barrio, fue creciendo San Francisco: una trama viaria, estrecha y sinuosa, con calles ciegas y callejones empedrados.

La mayoría de las viviendas son casas bajas, con cubiertas de tejas a dos aguas. Para suministrar agua a las casas y a las fincas aledañas, se construyó un pequeño acueducto, una obra hidráulica que data del siglo XIX.

Pero mucho antes, a los pocos años de consumarse la conquista del archipiélago, que se prolongó durante un siglo, en este lugar se levantó un pequeño templo. En el siglo XVII se establecen los franciscanos con el convento que lleva el nombre del santo italiano. De ahí, el actual toponimio este enclave.

En el interior del templo destacan los retables pétreos de Santa Rita de Casia, de Santo Domingo de Guzmán y de Santa Lucía.

Pero la joya de la corona de San Francisco es el antiguo cuartel de la guardia civil. De estilo mudéjar, está catalogado como monumento de interés cultural. Se trata de la Casa Sall, apellido de origen irlandés que vino a Canarias de la mano de una familia afincada inicialmente en Andalucía.

Un ejemplo más del mestizaje que caracteriza a la población canaria del siglo XXI.

Compartir en: