Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

ESTA NOCHE A LAS 22:30 HORAS

'Vive Cantando' en Antena 3
EN LA CLAUSURA DE LONDRES 2012

Río inicia su Olimpiada con sabor tropical

La capital brasileña ha tomado el relevo olímpico mostrando al mundo sus señas de identidad: su música, su Carnaval..., y su mejor embajador: Pelé. Comienzan cuatro años de camino para preparar los primeros Juegos en Suramérica.

Río recoge el testigo de Londres Río recoge el testigo de Londres | Foto: EFE

EFE  |  Madrid  | Actualizado el 12/08/2014 a las 03:04 horas

Brasil convirtió el estadio olímpico de Londres en uno de sus famosos carnavales con un ejército de 225 bailarines, que salieron al escenario después de que sonara el himno brasileño. Fue toda una declaración de intenciones, después de que el alcalde carioca, Eduardo Paes, recibiera la bandera olímpica.

Ha comenzado la Olimpiada de Río de Janeiro, que se presentó al mundo durante la ceremonia de clausura de los Juegos de Londres 2012. Los ocho minutos de fiesta brasileña comenzaron con la aparición en el centro del estadio de Renato Sorriso, un barrendero famoso en Río porque cada año baila de manera espontánea en el carnaval carioca mientras pasa la escoba por el "sambódromo" en los descansos de los desfiles de las escuelas de samba.

Sorriso, vestido con su habitual uniforme de trabajo naranja y con una escoba en la mano, bailó unos pasos de samba hasta que un "agente de seguridad" intentó expulsarle. Entonces apareció un torbellino de bailarines para arroparlo, con ropas luminosas que remitían a los disfraces de carnaval. Y, entre ellos, apareció la cantante Marisa Monte, que entonó unos acordes de la canción "Yemanjá", que homenajea a la diosa del mar en las religiones de origen africano como el candomblé y el umbanda, que tienen un fuerte arraigo en Río de Janeiro.

A continuación, unos bailarines, vestidos con ropas luminosas que recordaban a los collares y las coronas que usan algunos indios brasileños, danzaron una música de percusión con alusiones a los ritmos tradicionales de los pueblos nativos. El rapero BNegão animó la fiesta con unas estrofas de una canción de "maracatú", un animado estilo musical del noreste de Brasil, mientras unos bailarines hicieron unos pasos de capoeira, la mezcla de danza y lucha libre que los esclavos exportaron de Angola y Mozambique al país suramericano.

El cantautor Seu Jorge hizo su aparición, vestido con un traje blanco y pajarita dorada, para cantar "Nem vem que não tem", tema del filme "Ciudad de Dios", en el que él mismo actuó. Junto a él bailó la modelo Alessandra Ambrosio, que aportó la gotita de sensualidad a la fiesta, mientras sonaban unos acordes de "funk carioca", un ritmo que hace furor entre la juventud brasileña.

Para finalizar, los cantantes entonaron la célebre canción "Aquele abraço", del fallecido Tim Maia, y que es considerado como un himno oficioso de Río de Janeiro por su letra que alaba la icónica ciudad y que cualquier brasileño se sabe de carrerilla. Entonces, en el colofón de la fiesta apareció por sorpresa Pelé, el rey del fútbol brasileño, que estaba oculto bajo una gabardina para que no se le conociera.

Pelé se descubrió y lució la camiseta amarilla de la selección brasileña de fútbol y se fundió en un abrazo con el barrendero Renato Sorriso. Para finalizar se irguió el símbolo de Río 2016 en el centro del estadio de Stratford. La fiesta brasileña tenía como motivo el "abrazo multicultural" que Brasil prepara a los turistas y deportistas en 2016 y fue ideada por el cineasta Cao Hamburger y la directora de escenografía Daniela Thomas.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana