Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
JJOO 2012 | WATERPOLO

Una plata llena de mérito para unas campeonas

La selección española de waterpolo femenino ha perdido ante Estados Unidos (8-5) en la final, aunque no resta alegría a un éxito rotundo. El equipo entrenado por Miki Oca, con una media de edad de 21 años, era la primera vez que se clasificaba para una cita olímpica y se ha convertido en la revelación mundial.

El principe Felipe felicita al equipo español por la plata tras la final El principe Felipe felicita al equipo español por la plata tras la final | Foto: EFE

EFE  |  Madrid  | Actualizado el 09/08/2012 a las 23:13 horas

La selección española de waterpolo femenino se ha colgado la medalla de plata tras perder en la final del torneo olímpico de Londres 2012 ante Estados Unidos (8-5). Las jugadoras de Miki Oca resistieron únicamente el primer cuarto y cayeron frente a un rival que no ha se ha bajado del podio desde la incorporación de este deporte al programa olímpico, puesto que fue plata en Sydney y Pekín y bronce en Atenas. Con ésta, España ya lleva once medallas en Londres 2012.

Si existen las derrotas dulces en una final olímpica, seguramente ésta sea el paradigma, porque el equipo de Miki Oca se ha estrenado en una competición olímpica a lo grande, optando al título y mostrando que todo es posible cuando existe un plan. España no perdió porque le pesó la responsabilidad ni tampoco porque no creyera en sus posibilidades, sino por la calidad del rival.

Estados Unidos, que cedió ante las de Oca un empate en la primera fase, aprendió la lección, tiro de físico y de oficio y se llevó el partido. Letal fue el parcial 4-1 del segundo cuarto. Dominaba España por 1-2, pero decidió el técnico estadounidense, Adam Krikorian, poner más combustible en su locomotora. Apretó la defensa, obligó a las españolas a jugar muy lejos en ataque y poco a poco fue imponiendo su físico.

España no estaba tan fresca en defensa, no había tantas anticipaciones para frenar a la boya Kami Craig y Maggie Stephens, una de las jugadoras más determinantes del torneo, apareció para finiquitar el partido, mucho antes de lo que las de Oca hubieran pensado. Oca no daba con la tecla. El tercer cuarto se resolvió con un gol de Villa (7-2) y después de un nuevo tanto de Maggie Stephens (8-2), Estados Unidos completó un parcial 7-0 en diecinueve minutos. Jennifer Pareja, que había fallado un penalti poco antes, rompió la mala racha. Anni Espar apareció para poner el 8-5. Ya era demasiado tarde.

A pesar de la derrota, la plata es el triunfo del método, de creer en sus propias posibilidades y de engrandecer sus cualidades. De echar por tierra los prejuicios, de acabar con los pronósticos y de pensar en positivo con independencia del rival a las que se midan. Dice Miki Oca que no es el responsable de ese carácter ganador en el que se han instalado sus chicas desde hace poco, pero para ellas su técnico es el espejo en el que se miran. Un tipo al que veneran, un campeón olímpico, un entrenador que les ha llevado a lo más alto cuando ellas difícilmente podían sacar la cabeza en la elite.

Y el viaje no ha sido tan largo. Oca insiste en que sus jugadoras sólo tienen que hacer lo que saben hacer bien y minimizar sus carencias, las físicas y las técnicas, aunque en ocasiones, como hoy, cuando te mides a un equipo dos veces subcampeón olímpico, las cosas no salgan como se espera. A pesar de la derrota, este equipo ha puesto a España en el mapa del waterpolo femenino mundial, toda una revelación, una declaración de intenciones para lo que se viene en un equipo con tan solo 23 años de media.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana