Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
JJOO 2012 | BALONCESTO

El 'Dream Team' español ya está en la final

Las quinielas se han cumplido, aunque con más suspense de lo esperado, y la selección española jugará el domingo la final de los Juegos de Londres tras ganar a Rusia por 67-59. Rudy Fernández, Calderón y Gasol guiaron la remontada hacia la lucha por el oro olímpico. Nuestro rival será, como se esperaba, Estados Unidos.

Calderón, Pau Gasol y Felipe Reyes celebran su victoria ante Rusia Calderón, Pau Gasol y Felipe Reyes celebran su victoria ante Rusia | Foto: EFE

Europa Press  |  Madrid  | Actualizado el 10/08/2012 a las 23:48 horas

España puede permitirse una siesta y acabar ganando una semifinales olímpicas contra Rusia, al menos si despierta a tiempo de su letargo. La calidad de los chicos de Scariolo es lo que ha permitido que puedan repetir la final olímpica de Pekín tras derrotar, por 67-59, a Rusia en el North Greenwich Arena, denominación olímpica del O2. Rudy Fernández y Pau Gasol, primero, y Calderón, desde el triple, construyeron la remontada en la segunda parte y la condujeron al desafío homérico, si Argentina no lo impide, de derrotar al 'Dream Team' estadounidense.

España no había derrotado nunca a Rusia en los Juegos en los cuatro precedentes anteriores y lo hizo justo en el momento oportuno. Como si fuera una prolongación de los cuartos contra Francia, España arrancó con los mismos errores en el tiro exterior y muchas pérdidas, el balón parecía una pastilla de jabón en sus manos y no acaba de meter balones dentro de la 'pintura' a los hermanos Gasol. Pero, también como ante el país vecino, la defensa y que Rusia no estuvo tampoco fina en el triple evitaron que ésta se despegara (9-12) al final del primer cuarto.

A España le costaba sangre y sudor cada canasta en la zona rusa, mientras que el gigante exsoviétivo despertó en el segundo cuarto asistiendo a Sasha Kaun y, sobre todo, desde la línea triple, en la que Sergey Monya se convirtió en un francotirador. Con tres consecutivos, disparó la desventaja (14-27, min. 16) de la subcampeona olímpica hasta un punto alarmante, pese a que Scariolo había recuperado a su cinco tipo (Calderón, Navarro, Rudy y los Gasol) en pista.

El acierto exterior del grupo de David Blatt, el eterno estadounidense en Rusia, permitió a los rusos abrir la defensa española, en la que siempre Shved encontraba unas manos para doblar el balón a sus hombres interiores. España mejoró algo en defensa, aunque esto solo no le alcanzaba pues la desconfianza de los errores hacía que Navarro o Calderón, dos especialistas, ni siquiera miraran el aro rival.

La consecuencia fue que Rusia se manejó con diferencias entre 11 y 13 puntos hasta el descanso ante una España fallona, consumida por los desaciertos (4/18 de dos y 2/11 de tres, min. 20), impotente para frenar el músculo ruso en la zona y los tiros de 3 de un Monya en vena de acierto. Las noticias para Scariolo todavía fueron peores cuando vio cómo Rudy Fernández cometía la tercera falta poco antes de un intermedio (20-31) que llegó como un maná para sus jugadores.

Remontada desde el triple

El descanso en el vestuario ajustó las muñecas nacionales, que ahora sí que veían cómo el aro era más grande y con 4/6 triples, con Pau Gasol y, especialmente, Rudy Fernández inspirados dejaron en la mínima expresión (43-44) todo el trabajo de Rusia en los dos primeros cuartos. Además, su principal estrella, Andrey Kirilenko, veía impotente desde el banquillo, ya con tres faltas, la mutación de España que anotaba con más fluidez y ya se parecía a sí misma.

Otro triple casi sobre la bocina del tercer cuarto de Calderón equilibró (46-46, min. 30) el tanteador. España, liderada por Rudy y Pau Gasol, había despertado, los tiros entraban y había trasladado sus problemas a su rival, testigo ya de la remontada con otro triple de Calderón, un contraataque culminado por Llull y un gancho de Marc (55-49) ante el entusiasmo de la Reina doña Sofía y los Príncipes de Asturias en la grada.

Calderón siguió con su festival de triples para guiar a España al despegue (60-50) con un parcial de 12-4 en el inicio del último cuarto. Ya fue suficiente. Los errores en el tiro libre de Kirilenko en los instantes finales eran el reflejo de una Rusia que ya tiró la toalla. Esta vez la 'roja' sí supo gestionar los minutos finales con la soltura de siempre y estará en la final, donde podrá repetir la medalla de plata de hace cuatro años en la capital china o, quizá, agrandar aún más la gesta de una generación única.

Compartir en: