Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
[an error occurred while processing this directive]
JORNADA 6 | GRANADA 2-1 CELTA

Toño detiene a un Celta superior para dar la primera victoria liguera al Granada

A la sexta llegó la vencida para el Granada. El equipo de Anquela consigue su primera victoria en Liga gracias a su victoria por 2-1 ante e Celta en Los Cármenes en un partido en el que los celestes fueron superiores pero se encontraron con un ser superior llamado Toño, que detuvo toda intención viguesa por igualar el duelo.

Los jugadores del Granada celebran un gol Los jugadores del Granada celebran un gol | Foto: EFE

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 30/09/2012 a las 14:23 horas

Ha tardado en llegar pero por fin se ha hecho realidad. El Granada logra su primera victoria en Liga al derrotar en un sufrido partido en Los Cármenes por 2-1 a un Celta que mereció algo más que la derrota por el juego ofrecido en el césped nazarí. Los granadinos se pusieron dos cero con goles de Siqueira y de Torje pero los gallegos no se rindieron, acortaron distancias por medio de Iago Aspas y cercaron durante toda la segunda parte el área de un espectacular Toño.

Bastaron seis minutos, los que van del once al 17, para que el Granada pusiera buena tierra de por medio para asegurarse la victoria ante los celestes. Primero, gracias a Siqueira, que transformó un penalti que Bellvis cometió sobre Torje. Luego, el propio Siquiera sería protagonista al rebasar con facilidad a Hugo Mallo para poner un centro que remataría el propio Torje dentro de las redes de Javi Varas. Los mismos jugadores, con papeles cambiados, ponían el viento a favor del Granada.

Pero nada más lejos de la realidad. El Celta, equipo con evidentes problemas defensivos pero con buen trato de balón, se hizo con el mando del partido y empezó a llegar al área de Toño. Y no tardó en contestar los dos goles del Granada con el tanto de Iago Aspas tras un error de Borja Gómez, un Iago Aspas pitado por el público local, que respondió a los silbidos con un gesto que no hizo otra cosa que enfurecer aún más a la hinchada andaluza.

A partir del 2-1 el encuentro se abrió sobremanera y el intercambio de golpes marcaba el ritmo. Atacaba el Celta, luego el Granada, y más tarde se repetía el proceso. Un proceso en que los vigueses golpeaban más fuerte y cada golpe que realizaban lo detenía Toño, un Toño que se erigió como el mejor jugador de su equipo y que tuvo uno de esos días en los que más que un portero parece un muro infranqueable. Ni Aspas, ni Fernández, ni Oubiña llevaron la igualada al marcador antes del descanso.

Y después tampoco. Park empezó a mostrarse más activo en ataque y todo lo que intentaba el surcoreano también lo paraba Toño. Siempre Toño. Y es que lo detenía todo, como fuera. Con la mano, con el pie... y si hubiera sido necesario también habría hecho una intervención con la cabeza. La desesperación celeste era evidente con cada minuto que pasaba y con cada intento lastrado por el guardamenta granadino.

La defensa también tuvo parte del mérito del 2-1, porque si el Celta no hacía más que incorporar al campo jugadores de marcado carácter ofensivo, Anquela hacía lo propio pero al revés. El técnico local formó una muralla defensiva formada por ocho jugadores distribuidos en dos líneas muy juntas que impidió todo acercamiento celeste en los minutos finales y dejó los tres puntos en Granada.

Tres puntos que sientan de maravilla a los nazarís, que con este primer triunfo liguero consiguen salir del descenso independientemente de lo que haga el Getafe frente al Mallorca. El Celta, por su parte, sigue negado fuera de Balaídos, donde no ha sumado ningún punto en los tres partidos que llevan disputados de campeonato. Aunque esta vez, al menos, habrían merecido el empate.

Compartir en: