Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
[an error occurred while processing this directive]
JORNADA 4 | MÁLAGA 3-1 LEVANTE

Saviola se luce en la victoria del 'Champions Málaga' frente a un impotente Levante

El Málaga se quita de un plumazo los fantasmas Champions de Celta y Villarreal y borra del mapa a un Levante que no apareció en casi todo el encuentro de La Rosaleda. Saviola fue el principal baluarte malacitano al marcar el primer tanto del choque y servir el segundo en bandeja a Joaquín, evitand así males mayores tras el empate de Míchel. Portillo marcó un golazo de vaselina.

Saviola celebra su gol al Levante Saviola celebra su gol al Levante | Foto: EFE

Jorge Bautista  |  Madrid  | Actualizado el 15/09/2012 a las 18:26 horas

No tiene intención el Málaga de ser el nuevo Celta o el nuevo Villarreal y que su partipación en Champions le pase factura en la competición doméstica. Los de Pellegrini han pasado por encima del Levante en un encuentro que han dominado de principio a fin y que les ha servido para derrotar por 3-1 a los granotas en la que será la semana grande en la ciudad malacitana con su debut en el máximo torneo continental.

Y es que el Málaga no se andó con especulaciones frente al Levante. No quieren ver fantasmas los malacitanos por jugar la Champions, como les pasó a Celta y a Villarreal en anteriores temporadas. Los de Pellegrini salieron en La Rosaleda mandando al equipo de JIM, que se mostró flojo e impotente ante el domino albiceleste.

Desde el primer momento ya se vio qué equipo salió a por el partido y cuál salió a verlas venir. No tardó mucho el Málaga en crear su primera ocasión con un centro de Sergio Sánchez que remató arriba Eliseu en el punto de penalti. Primer aviso de muchos, porque acto seguido Joaquín pudo poner el primero en el luminoso y David Navarro estuvo providencial en un pase para Portillo.

No estuvo tan iluminado con el que le metió Isco a Saviola. El joven malaguista clavó la fuerza del envió y se la puso en el lugar justo al argentino para que sólo tuviera que batir a Munúa. El 'Conejo' ya golea con el Málaga y pudo hacerlo antes si no llega a ser por un más que posible penalti que le hizo Ballesteros.

Espejismo del Levante
Tuvo que ser ahí cuando el Levante reacción y se acercó por primera vez con peligro, en el minuto 40, al área de Willy Caballero. Juanlu puso un buen centro desde la banda zurda granota que despejó el portero malacitano y que a punto estuvo de colarse en sus redes en un descontrolado rechace que golpeó en un defensa del Málaga.

Pero este Levante es un equipo imprevisible. Un equipo que está acostumbrado a estas situaciones y, como ante el Espanyol, fue Míchel el encargado de dar un paso adelante y de que el conjunto granota volviera al partido. Nada más reanudarse el choque además. El ex de Valencia y Hércules cogió el cuero y, ante la pasividad de la zaga malacitana, puso la bola en el fondo de las mallas de Willy Caballero, que llegó a tocar inutílmente la pelota.

Aún así, fue un espejismo. Porque Saviola tenía ganas de fiesta, de empezar con buen pie su trayectoria en Málaga ante su público. El argentino demostró que aparte de goles sabe cómo manejar la pelota y le puso una bola perfecta para que Joaquín batiera fácil a Munúa. Nuevamente otro hueco entre la zaga granota le hace un roto al conjunto de Juan Ignacio Martínez.

Debut de Santa Cruz con el Málaga
Nuevamente el Málaga volvió a apropiarse del cuero y a manejar con tranquilidad el partido ante un Levante agazapado atrás y esperando una contra o un error en el envío de los malacitanos para volver a igualar el partido, pero sin ninguna idea propia y sin acercarse al área de Willy. Pellegrini lo vio, lo comprendió y dio la oportunidad a Santa Cruz para ponerse la albiceleste por primera vez en un encuentro oficial y para que Saviola recibiera el aplauso de su público.

Ni se le esperaba al Levante, aún con un pequeño arreón final al término del partido. Pero sería en ese final cuando Portillo sacaría lo mejor de sí mismo para poner el cuero, en una vaselina, lejos del alcance de Munúa. Tres a uno y los puntos que se quedan en Málaga.

Final feliz para el equipo de Pellegrini que, ahora sí que sí, puede centrarse y poner todas sus fuerzas en el partido de Champions de esta semana contra el Zenit en el que será su debut en la máxima competición continental.

Compartir en: