Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
[an error occurred while processing this directive]
EL CLÁSICO DEJÓ UN BUEN SABOR DE BOCA

Las cinco claves de un empate balsámico para el Real Madrid

Aunque el equipo blanco no logró recortar puntos con el Barcelona, salió reforzado por una buena actuación que podría catapultar moralmente a la escuadra madridista.

Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos, claves en el Clásico Cristiano Ronaldo y Sergio Ramos, claves en el Clásico | Foto: EFE

EFE  |  Madrid  | Actualizado el 08/10/2012 a las 19:44 horas

El paso del Real Madrid por el Camp Nou culminó con un 2-2 que mantiene en ocho la diferencia de puntos entre los blancos y el Barcelona. Ni aumentó ni disminuyó la desventaja, pero el partido dejó buen sabor de boca en la casa blanca. Cinco fueron las claves en las que se forjó un empate balsámico:

1) Özil se reivindica

Ha tardado en aparecer, pero lo hizo en el mejor momento. Es uno de los jugadores con más clase de todo el equipo y llevaba varias jornadas erráticas en las que llegó a ver algún partido desde el banquillo. Su peor momento fue cuando fue sustituido en el descanso del choque ante el Deportivo y Sergio Ramos se colocó su camiseta debajo para homenajear a su amigo en caso de marcar un gol que finalmente no llegó.

Todo eso hizo un ruido que cuestionó las prestaciones del medio alemán, que en el Camp Nou completó un gran partido y fue de los mejores. Se implicó físicamente y dio una asistencia de gol a Cristiano. Volvió el mejor Özil y Mourinho se lo agradeció con gestos de aprobación cuando le cambió al final de la segunda parte.

2) Pérdida de miedo al Camp Nou

Al principio de la era Mourinho en el Real Madrid, el estadio del Barcelona se convirtió en un territorio complicado y abonado a resultados poco favorables para los blancos en cualquier competición. El peor momento, un 5-0 en contra en la Liga muy recordado. Sin embargo, en los últimos tiempos, la escuadra madridista se ha sacudido cualquier tipo de presión y ofrece una gran resistencia en sus visitas al Camp Nou.

El choque de este domingo culmina una serie de encuentros en los que ha sumado un empate en la Copa del Rey, una victoria en Liga el pasado curso y un 3-2 muy favorable en la Supercopa de España. El Camp Nou ya no asusta.

3) Alineación de éxito

Entre el once inicial que presentó el Real Madrid que ganó 2-1 al Barcelona en la Supercopa, el que venció 1-2 en la Liga en el Camp Nou la temporada pasada, y el que este domingo empató 2-2, apenas hay diferencias. Son casi los mismos jugadores en el once salvó alguna pequeña variación, como la presencia de Gonzalo Higuaín por Benzema o Fabio Coentrao por Marcelo en choques diferentes.

Mourinho parece haberle cogido la medida al Barcelona y sigue fiel a una idea y a unos jugadores cuando se enfrenta a los hombres de Tito Vilanova. Además, en ocasiones, el técnico portugués, cuando se enfrenta a domicilio a un equipo de entidad, elige un "trivote" de músculo y de contención en el centro del campo. Eso, por lo menos frente al Barcelona, parece desterrado.

4) Cristiano luce en momentos clave

En muchas ocasiones, el jugador portugués ha sido acusado de desaparecer en partidos importantes o, por lo menos, de no mantener sus registros goleadores cuando su equipo más lo necesita. Ante el Barcelona, eso ha pasado a mejor vida. Con sus dos dianas de este domingo, el delantero portugués se ha convertido en el único futbolista que suma siete goles en seis "clásicos" consecutivos. Además, suma ocho tantos en Liga y continúa siendo determinante.

5) Sergio Ramos, ajeno a la presión

Cualquier otro jugador podría haberse venido abajo si, como le ocurrió a Ramos, durante muchos días todos los focos le hubiesen iluminado por mantener un enfrentamiento con un entrenador con mucho carácter como José Mourinho. Sin embargo, el central andaluz sacó lo mejor de sí mismo ante el Ajax en la Liga de Campeones y contra el Barcelona volvió a cumplir un gran partido en la defensa.

Si su compañero Pepe falló en alguna ocasión, como en el primer tanto de Lionel Messi, Ramos cumplió y fue el muro de una defensa que vive mucho de su inspiración. Todo lo que ocurre fuera del campo no le afecta. Este domingo, tampoco.

Compartir en:
PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas
Cerrar ventana
Cerrar ventana