Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
[an error occurred while processing this directive]
JORNADA 6 | ESPANYOL 0-1 ATLÉTICO

Raúl García pone en órbita al Atlético

Sin Falcao el Atlético también sabe ganar. Así lo demostraron los rojiblancos con la victoria ante el Espanyol por 0-1 con gol de Raúl García de cabeza en un partido complicado en Cornellá - El Prat que los de Simeone solvetaron con un gran fútbol en la primera parte y con un gran rigor táctico sin balón en la segunda. Los de Pochettino siguen sin conocer la victoria.

Raúl García es felicitado tras marcar en Cornellá Raúl García es felicitado tras marcar en Cornellá | Foto: EFE

Jorge Bautista  |  Madrid  | Actualizado el 01/10/2012 a las 00:13 horas

Si fuera cierto eso de que los triunfos sufridos saben mejor, el Atlético ahora mismo tiene un regusto celestial en la boca. Los rojiblancos ganaron por 0-1 al Espanyol en Cornellá - El Prat gracias a un tanto de Raúl García de cabeza en la primera mitad que permite a los de Simeone seguir ocupando el segundo puesto en la Liga. Los periquitos no lo pusieron fácil, pero este equipo está de dulce.

Sin Falcao sí, pero con las mismas señas de identidad que le han hecho ganar cuatro partidos de cinco, sumar 13 puntos y ser, hasta el encuentro del Barça en Sevilla, el equipo más goleador de toda la Primera división. Presión, intensidad, agresividad, orden... y con balón rapidez, alegría, desparpajo y movimiento constante para llegar cuanto antes mejor al área rival. No será el más vistoso de los estilos, pero su efectividad está fuera de duda.

Diego Costa no hizo del colombiano. Diego Costa hizo de Diego Costa, aprovechando sus virtudes y mostrando lo menos posible sus defectos. El punta era un gólem en ataque, inamovible en el cuerpo a cuerpo, aprovechando su potencia física para aguantar la bola ante la oposición espanyolista y cediendo pases a la segunda línea, como Arda y Koke, para crear peligro y dudas en la zaga planteada por Pochettino. Peligro, no mucho, pero el Espanyol no salía de su campo.

El Espanyol se animó y Raúl García marcó
Normal, conocían y conocen el poder del Atlético a la contra y lo cómodos que se encuentran los de Simeone esperando de forma ordenada al momento oportuno para hincarle el diente a su enemigo. Y así pasó, cuando los blanquiazules empezaron a salir de la cueva fue cuando los rojiblancos aprovecharon. Combinando cada vez más cerca del área, con más confianza.

Y confianza la que tiene Raúl García. El navarro está de dulce, está demostrando ser quien era en Osasuna. Ser ese jugador de equipo, que estaba donde más se le necesitaba y que aparecía donde menos le esperaba el rival. Ser ese futbolista de segunda línea que tanto gusta al entrenador y tan poco a las defensas que no se esperan su presencia. Fue Juanfran el que le puso el balón desde la diestra para que el 8, con un gran desmarque, cabeceara a placer.

Uno a cero. El Espanyol intentó despertar, pero sin éxito. Pudo ser peor, porque el Atlético gozó de otras dos ocasiones claras en botas de Filipe Luis y de un Koke que se marcó un 'McManaman' para disparar alto. Alto fue donde se marchó el único tiro peligroso del Espanyol, obra de Cristian Gómez. Y es que Longo estuvo bajo vigilancia máxima y, a pesar de su buenos movimientos, no creó peligro a la meta de Courtois.

Los periquitos mordieron en la segunda parte
Al menos en los primeros 45 minutos, porque en la reanudación el Espanyol cambió por completó y adquirió el ADN que lleva el Atlético en sus genes con Simeone. Avisó el propio Longo, ganándole la partida a un lento Miranda y poniendo a prueba al portero belga. Y a ese aviso le siguieron acciones y no únicamente intenciones. Moviendo más la bola, con más sentido, con más rapidez... y sobre todo con mucha más intensidad sin el balón.

Sí, el Atlético está más cómodo sin balón, pero en gran parte por la asfixiante presión a la que somete al rival. Sin esa presión, el Atleti es menos Atleti. Y cuando se echa atrás, desaparece. Esperando su oportunidad, su ocasión a la contra ante los ataques de un Espanyol que poco a poco se iba viniendo arriba. Parecía que el partido no iba con los rojiblancos, como si estuvieran convencidos de que no iban a encajar ningún gol.

No encajaron ninguno, y eso que a punto estuvieron de hacerlo con un cabezazo de Longo en el descuento. El orden táctico de Simeone funciona y habría funcionado mejor de haber aprovechado una de las previsibles contras que tendrían para marcar el segundo. El Cebolla Rodríguez tuvo dos que sacó un providencial Cristian Álvarez y Adrián tuvo otra que intentó colar por debajo de las piernas de un portero que no se dejó engañar por el asturiano.

Arda Turan, lesionado
Sigue imparable el Atlético en Liga, donde la única mala noticia de ser medalla de plata tras el Barça es la lesión que Arda Turan se produjo ante el Espanyol y que le obligó a retirarse antes de tiempo. Todo lo demás es positivo. La dinámica es buena, la moral está alta y Falcao ha podido descansar tranquilo mientras sus compañeros derrotaban a un Espanyol que sigue sin saber qué es la victoria esta temporada. Toca seguir soñando y mirar a Europa, se acercan al Calderón los checos del Viktoria Pilsen.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana