[an error occurred while processing this directive]
JORNADA 6 | MÁLAGA 4-0 BETIS

El Málaga se prepara para la Champions arrollando sin piedad a un pobre Betis

Clara y fácil victoria para el Málaga ante el Betis en La Rosaleda en un partido que pronto se puso de cara con el penalti y la expulsión de Casto. Los malacitanos no tuvieron rival a partir de ese instante y menos aún cuando anotaron el segundo gol tras un claro fuera de juego de Portillo. El derrumbe verdiblanco fue evidente y no fueron capaces de evidar el vendaval abiceleste y los otros dos tantos que cerraron la goleada.

Joaquín celebra un gol con Cañas de fondo Joaquín celebra un gol con Cañas de fondo | Foto: EFE

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 29/09/2012 a las 19:54 horas

De nuevo la polémica vuelve a presentarse en un partido del Betis. Si ante el Atlético los verdiblancos resultaron perjudicados por un penalti no pitado de Filipe que concluyó con la expulsión de Campbell, ante el Málaga también tienen motivos, menos eso sí, para la queja. Los albicelestes derrotaron con claridad por 4-0 a un equipo impotente que se vino abajo con la justa expusión de Casto y que se derrumbó con el segundo gol de Saviola tras fuera de juego de Portillo. Amaya en propia puerta e Isco completaron el festín.

Nada salió bien para los béticos en este encuentro, aún algo pensativos por todo los sucedido en su último encuentro liguero frente al Atlético. Los de Pepe Mel mostraron evidentes dudas y cuando dudas lo pagas. Nada más comenzar el partido Eliseu encontró un resquicio en la zaga verdiblanca para encarar a un Casto que lo único que pudo hacer fue penalti. Penalti, roja y gol, mejor dicho. De Joaquín. El Betis, ya con diez, bajó los brazos y más cuando llegó el segundo.

Un tanto que nunca debió subir al marcador debido a un fuera de juego clamoroso de Portillo en el pase a Saviola. Fue el propio argentino el que comenzó la jugada para mandarle el cuero al canterano malaguista quien, en posición antirreglamentaria, cedió la bola para 'el Conejo', que sólo tuvo que empujar la pelota al fondo de las redes de un Adrián que aún no sabía lo que se le vendría encima.

Aún con este gol, un gol, por qué no decirlo, ilegal según el reglamento del fútbol, el Málaga fue muy superior al Betis desde el primer hasta el último minuto antes de la reanudación. Y después también. Los de Pellegrini marearon a los béticos con el balón y administrando bien sus posesiones de banda a banda para cansar a un rival diezmado en fuerzas y carente de personalidad y de opciones para intentar acercarse en el tanteador a los malacitanos.

Porque el Málaga era un vendabal que llegaba por ambas bandas y manejaba fácil la bola. De tanto que llegaban los locales al área verdiblanca que era cuestión de tiempo que llegará el tercero. Podría haber llegado si el árbitro hubiera pitado un claro penalti por manos de Nacho, pero se hizo esperar unos minutos más. Hasta que Monreal cogió el balón y, con un centro desde la zurda, hizo que Amaya rematara en escorzo hacia su propia portería e introdujera la pelota en sus redes.

Sin tiempo para recuperarse, Isco hizo el cuarto. El Betis, ya rendido y con los brazos totalmente bajados, tuvo opción de ver la maestría y la clase del mediapunta albiceleste, que con un toque muy sútil, un toque de magia, de talento, hizo lo que se llama un 'pase a la red'. Un tiro medido, un disparo suave, un golpeo directo a la esquina inferior del arco de Adrián, un sitio imposible para cualquier portero. Y más si te lo hace a media salida.

Todavía pudo ampliar más la cuenta el Málaga, entre los 'oes' de la grada. Pero no se movería más el resultado y, para bien de unos y de otros, se llegó a la conclusión de un partido que confirma la semana negra del Betis, un Betis que no debe escusarse en los errores arbitrales para justificar su pobre imagen ante Málaga y Atlético, y la que puede ser semana grande los malacitanos, que visitan Bélgica para enfrentarse al Anderlecht en la Champions. De momento, los deberes en Liga están cumplidos...

Compartir en: