[an error occurred while processing this directive]
FC BARCELONA 2-0 GRANADA CF

Un gol de Xavi tumba al Granada que aguantó 86 minutos

El Granada aguantó y puso nervioso al Barça durante 86 minutos pero un destello de Xavi desde fuera del area acababa con los sueños del Granada y más tarde, la suerte y Borja Gómez hicieron que el central se marcara en propia puerta.

Brahimi y Siqueira se lamenta de una ocasión fallada Brahimi y Siqueira se lamenta de una ocasión fallada | Foto: EFE

Iván Muñoz  |  Madrid  | Actualizado el 23/09/2012 a las 01:07 horas

Empezaba el partido con la sorpresa de ver a Villa en el once inicial y con la idea acerca de cuánto tardaría el Barça en abrir la lata. Y ¡vaya si nos sorprendió!

El Granada salió a por el partido como si se estuviera jugando una final, para acabar con esa racha de 18 visitas al Camp Nou sin ganar al Barça en casa, sin sacar un solo punto.

El Barça salió distraido y sin la defensa de lujo Puyol-Piqué, así que, lo pago caro y en el primer minuto el Granada ya le había metido miedo con un balón que se paseaba por el área. Buen inicio del conjunto de Anquela.

Poco a poco y como siempre pasa el Barça se asentó en el campo, se dejó animar por el público y empezó a tocar, tocar y tocar. A cansar al Granada con los pases. El Granada se dejaba llevar y de vez en cuando un chispazo, una contra para recordar que el Granada seguía en el partido.

El Granada jugaba con 11 pero en defenasa parecían 20. Tapaban todo, llegaban a todos los cruces, defendían todos e intentaban sacar el balón jugado. Messi, Villa o Thiago lo intentaban pero ahí estaba el Granada para defender con todo lo que podía, una defensa de cuatro que parecían 40.

La primera parte se cerró con una ocasión del Granada muy clara y con otra del Barça que acabó en una bronca de Messi a Villa por no pasar la pelota. Messi encaraba la bocana de vestuarios enfadado con el equipo, con Villa y con la defensa del Granada por llegar a todos los cruces.

La segunda parte fue otra historia. Asedio del Barça de principio a fin. Parecía que le balón jamás entraría en una portería en la que Toño era un gigante o un muro infranqueable. El Barça pidió dos penaltis que el árbitro no quiso pitar. Uno porque no fue y el otro porque dudó de Cesc.

Salió Xavi y el partido cambió. El Barça no paraba de presionar sobre la portería granadina y el Granada no era capaz de salir con el balón jugado. Un asedio. Y los asedios se suelen cerrar con victoria. Quien la sigue la consigue. Xavi la siguió y la consiguió. Balón que le caía al pie y desde fuera del area se inventaba un tiro con el exterior del pie derecho que acababa en la escuadra de la portería de Toño. 1-0. El Granada se desinfló y el Barça se relajó pero seguía con la presión. Un balón raso y sin peligro lo intentaba despejar Borja pero acabó con un gol en propia puerta. 2-0. Y se acabó.

El Barça se acuesta líder, ganando sus cinco partidos en Liga a 11 puntos del Madrid y aumnetado la bestial cifra de 19 visitas del Granada sin conseguir ningún punto en el Camp Nou.

Compartir en: