Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
SE ENCUENTRA FRENTE A UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA

España, tras los pasos de la histórica Alemania de 1976

El pase a la final de España ha hecho surgir voces que la comparen con la mítica selección alemana de 1976, que encadenó la victoria en la Eurocopa de 1972, la del Mundial de 1974 y la pérdida en la tanda de penaltis de lo que hubiera sido la segunda Eurocopa consecutiva en 1976.

Todos los vídeos de la semifinal

de 5

Javier Hernández Las declaraciones de los protagonistas
  • Las declaraciones de los protagonistas
    Javier Hernández Las declaraciones de los protagonistas
  • Tras el sufrimiento llega la celebración
    antena3.com Tras el sufrimiento llega la celebración
  • Aficionados en Valenca do Minho
    Lola Alfonso Aficionados en Valenca do Minho
  • Celebraciones, de Bilbao a Sevilla
    antena3.com Celebraciones, de Bilbao a Sevilla
  • Crónica semifinal
    Perform Group Crónica semifinal

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 28/06/2012 a las 19:13 horas

La reputación de una selección de fútbol no se mide por la calidad y la técnica, sino por su palmarés. El patrón de medida se establece en función de la superación de mitos históricos, que han dejado mella en la cronología futbolística mundial. Y ésta, puede ser la oportunidad de España para grabar en oro su trayectoria.

La Alemania Federal, de Franz Beckenbauer, Gerd Müller o Rudi Völler entre otros, dejó su particular meta a superar en la década de los 70. Comenzó ganando la Eurocopa de Bélgica de 1972 en la que, por entonces, solo cuatro selecciones podían disputar la fase final del torneo, comenzando por las semifinales.

El equipo entrenado por Helmut Schön desafió a las principales potencias futbolísticas mundiales, asombrando a Europa en la final que les enfrentó a la Unión Soviética, dejando en el marcador un rotundo 0 a 3, con dos goles de Gerd Müller y otro de Wimmer. Los más de 43.000 espectadores del estadio de Heysel vieron nacer un gigante futbolístico.

Llegó el Mundial del 74 en la que Alemania Federal, anfitriona, prometía hacer del fútbol la cultura nacional a seguir. Y así ocurrió. La colectividad sustituyó a las individualidades y la estrategia de los de Schön se hizo presente, del mismo modo que el famoso 'tiki-taka' cambió el concepto de la efectividad, caduco e impreciso en 2008.

Alemania terminaría ganado el Mundial, en una final en la que el duelo de Beckenbauer contra Cruyff se presuponía histórico. Münich y su famoso estadio olímpico fue testigo del 1-2 final. El tempranero gol de Johan Neeskens de penalti en el minuto 2 únicamente sirvió para despertar el juego alemán, el colectivo frente a destellos de Cruyff, Rep o Rensenbrink.

La Mannschaft no pudo revalidar el título en la antigua Yugoslavia, pero su estilo iba a crear una escuela. La de clase, formación y disciplina. Un ideal que en el futuro retomaría un grupo descompuesto, sin ningún tipo de vínculo y que tras una profunda crisis deportiva e institucional, un veterano entrenador tomaría como referencia para crear el equipo que hoy da aliento a más de 45 millones de personas.

Sea cual sea el resultado, la estrella que porta España en el pecho nunca podrá ser retirado. El fútbol habla siempre por sí mísmo.

Compartir en:
PUBLICIDAD
  • La nube no tiene Tags actualmente.
más temas