Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
En un mes de.... Noviembre de 1.989

La caída del muro de Berlín

En un mes de noviembre de 1.989, el día 9, los alemanes derribaron piedra a piedra el muro que durante años había dividido a Alemania en dos países. Un muro, una “trinchera” de piedra  que rompió no sólo un país sino a miles de familias. Desde 1.961 hasta 1.989 Alemania estuvo separada.

 

Derribo del Muro de Berlín Derribo del Muro de Berlín | Foto: antena3.com

antena3.com  |  Madrid

En 1.945, al término de la segunda Guerra Mundial, los vencedores ocuparon y dividieron el territorio alemán. Muy pronto quedó claro que la colaboración aliada no tenía ningún futuro. Los modelos que representaban eran incompatibles. Los antiguos aliados se enfrentaron en una lucha ideológica que mantenía dos sistemas sociales opuestos e irreconciliables.

Alemania quedó dividida y su capital, Berlín, fue dividida a su vez. La división física se consumó en agosto de 1.961 con la construcción por parte de las autoridades comunistas de un muro de separación. Querían evitar por la fuerza la constante y creciente corriente de fugitivos que se “pasaban” a la parte de la ciudad controlada por los americanos.

Muchas personas perdieron la vida intentando salta el muro. No hay consenso sobre el número de personas que murieron, pero la Fiscalía de Berlín considera que 270 personas perdieron la vida intentando atravesar el muro.

El muro cayó en la noche del jueves, 9 de noviembre de 1.989. La caída fue consecuencia de las exigencias de libertad de circulación en la RDA y las constantes evasiones hacia las embajadas de capitales de países del Pacto de Varsovia y por la frontera entre Hungría y Austria.

En septiembre, más de 13.000 alemanes orientales emigraron hacia Hungría, al tiempo tenían lugar numerosas y multitudinarias manifestaciones en contra del gobierno de la RDA. La presión popular consiguió que Erich Honecker dejara el gobierno, siendo reemplazado por Egon Krenz.  El nuevo gobierno prometió hacer más fácil la salida del país.

El miembro del Politburó del SED Günter Schabowski anunció en una conferencia de prensa, retransmitida en directo por la televisión de Alemania Oriental, que todas las restricciones habían sido retiradas. Creyendo que podrían pasar sin ningún trámite al otro lado, decenas de miles de personas fueron inmediatamente al muro, donde los guardas fronterizos no se atrevieron a disparar y finalmente abrieron los puntos de acceso permitiendo el paso.

En esos momentos, el desconcierto de las autoridades de un régimen caduco y acabado, más la presión de un pueblo decidido a recobrar su libertad, derribaron las piedras del muro que durante años había dividido a todos los alemanes.

Compartir en: