Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

HÁBITOS SALUDABLES

Adéntrate en Objetivo Bienestar
EN UN MES DE...1886

La Estatua de la Libertad llega a EEUU

En un mes de junio de 1886, el día 17, la Estatua de la Libertad llegaba a Nueva York. Era un regalo de Francia para conmemorar la Declaración de Independencia de los Estados Unidos y como signo de amistad entre las dos naciones.

La libertad 'ilumina' Nueva York La libertad 'ilumina' Nueva York | Foto: antena3.com

antena3.com  |  Madrid

'La libertad iluminando al mundo', conocida como la 'Estatua de la Libertad', es uno de los monumentos más representativos de Estados Unidos y más conocidos de todo el mundo. Se encuentra en la isla de la Libertad, al sur de Manhattan, junto a la desembocadura del río Hudson y cerca de la isla Ellis.

En un mes de junio de 1886, el día 17, llegaba a Nueva York. Era un regalo de Francia para conmemorar el centenario de la Declaración de Independencia de Estados Unidos y como un signo de amistad entre las dos naciones.

Se inauguró el 28 de octubre de 1886 en presencia del entonces presidente de Estados Unidos, Grover Cleveland.

La estatua es obra del escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi y la estructura interna fue diseñada por el ingeniero Gustave Eiffel.

El 15 de octubre de 1924, la estatua fue declarada 'monumento nacional de los Estados Unidos'. Desde 1984 está considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Además de ser un monumento importante en la ciudad de Nueva York, la Estatua de la Libertad se convirtió en un símbolo en Estados Unidos y representa la libertad y la emancipación con respecto a la opresión.

Era la primera visión que tenían los inmigrantes europeos al llegar a Estados Unidos tras su travesía por el oceano Atlántico.

La estatua representa a una mujer en posición vertical, vestida con una especie de estola amplia, que tiene en su cabeza una corona con siete picos, que simbolizan los siete continentes y los siete mares.

Las 25 ventanas de la corona representan gemas encontradas sobre la tierra y los rayos del cielo que brillan sobre el mundo. En su mano derecha, la estatua blande una antorcha encendida, que para algunos es un símbolo francmasón. En su mano izquierda sostiene una tablilla que sujeta cerca de su cuerpo. En ella está grabada la fecha de la firma de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, escrita en números romanos.

La estructura está recubierta por una fina capa de cobre que reposa sobre un gran armazón de acero inoxidable. Tiene 46 metros de alturas, pero alcanza los 93 desde el suelo hasta la antorcha. Está orientada hacia el Este, hacia Europa, con la que Estados Unidos comparte pasado y valores.

Su coloración verde la han provocado reacciones químicas, que produjeron sales de cobre y le han dado su actual color.

Compartir en: