Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

ESTRENO DE LA 2ª TEMPORADA

Hoy a las 22:30 horas, vuelve 'Velvet'
EN UN MES DE...1897

Descubren la Dama de Elche en el yacimiento de La Alcudia

En un mes de agosto de 1897, el día 4, unos obreros de una finca que estaban desmontando la ladera sureste de la loma de La Alcudia, con fines agrícolas, descubrieron el busto de la Dama de Elche.

La Dama de Elche La Dama de Elche | Foto: agencias

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 12/08/2014 a las 03:34 horas

La Dama de Elche, una de las figuras más características de nuestro patrimonio arqueológico, fue descubierta por casualidad en un mes de agosto de 1897. El día 4, unos obreros que estaban en una finca desmontando la ladera sureste de la loma de La Alcudia, con fines agrícolas, encontraron el busto.

La Alcudia es un montículo cercano a Elche que los árabes llamaron así y que estaba rodeado por un río. Se sabe que fue un asentamiento ibero llamado Helike (en griego) y que luego los romanos llamaron Illici Augusta Colonia Julia.

La leyenda local dice que uno de los obreros que estaban trabajando en la ladera, Manuel Campello, Manolico, un adolescente que ayudaba en las tareas, fue el que -usando el pico de uno de ellos, Antonio Maciá- empezó a excavar y descubrió el busto. La bautizó como 'reina mora'.

El lugar donde se encontró el busto es hoy un yacimiento arqueológico donde se han ido descubriendo piezas de gran valor a lo largo de los años, tanto iberas como romanas. Se ha descubierto alcantarillado romano, mosaicos, murallas y casas romanas y hasta los cimientos de una basílica cristiana.

La Dama de Elche es un busto ibero tallado en piedra caliza que data de entre los siglos V y IV a.de C. Mide 56 centímetros y en su espalda tiene una cavidad casi esférica de 18 cm. de diámetro y 16 de profundidad, que posiblemente servía para introducir reliquias, objetos sagrados o cenizas como ofrendas al difunto.

Se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana