Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EL ANIMAL SE AUTOLESIONA

El ruido de los visitantes desespera a un oso polar del zoo de Saint Louis

El zoo de Sant Louis, en Missouri, Estados Unidos, alberga unos 18.000 animales de 700 especies diferentes. Uno de sus miembros es un oso polar que vive en un pequeño cubículo y que es la "atracción" favorita de los muchos niños que pasan por allí a visitar a los animales. Pero, los pequeños visitantes han conseguido alterar al animal que, desesperado por los golpes de los niños en el cristal, ha terminado por darse cabezazos contra sí mismo. Algunas de las personas que pasaban por allí, han conseguido grabar las imágenes.

El ruido de los visitantes desespera a un oso polar en el zoo de Saint Louis ver el video

Hazte Eco | Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 16/03/2017 a las 12:23 horas

El parque Zoológico de Sant Louis, situado en el Forest Park en Sant Louis en Missouri, Estados Unidos, alberga en un terreno de 36 hectáreas a más de 18.000 animales de 700 especies diferentes. 

Aunque el establecimiento defienda la "conservación de los animales y sus hábitat, la investigación, recreación y los programas educativos para alentar el apoyo a la misma", a veces tienen lugar situaciones tristes y desagradables como la ocurrida con unos de sus osos polares.

El animal se encontraba nadando en su pequeño cubículo del zoo, cuando un grupo de niños ha comenzado a dar golpecitos al cristal para llamar la atención del oso, impresionados por la majestuosidad del animal.

El oso se sentía incómodo por el ruido de los visitantes y ha empezado a dar vueltas por su estancia demostrando su inquietud, hasta que, finalmente, ha optado por descargar su desesperación contra el cristal del cubículo dándole golpes con su cabeza.

Los padres, asustados, han retirado a los pequeños y algunos han conseguido grabar las imágenes en las que se muestra el comportamiento nada habitual de este oso polar.

Compartir en:
PUBLICIDAD

Hazte Eco

Cerrar ventana
Cerrar ventana