Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
INVENTO INNOVADOR

Un pez dorado vuelve a nadar gracias a una silla de ruedas hecha a su medida

Hoy nos 'hacemos eco' de una historia de superación y amor por los animales. La youtuber texana Taylor Nicole Dean, que realiza vídeos relacionados con el mundo animal, ha compartido la historia de su amigo Derek. El chico que trabaja en un acuario ha conseguido crear una silla de ruedas especial para peces, que ha ayudado a un pececillo dorado a volver a nadar.

Hazte Eco | Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 17/03/2017 a las 14:46 horas

Un pececillo dorado ha conseguido volver a nadar gracias a una 'silla de ruedas' creada a su medida. La historia ha sido compartida por la youtuber Taylor Nicole Dean, de San Antonio, Texas (Estados Unidos), que tiene un canal en YouTube en el que comparte vídeos relacionados con la educación animal.

La joven tiene un amigo que trabaja en un acuario de la ciudad, Derek, que es el artífice de este invento para el pez.  El animal fue comprado por un cliente que se percató de que el pez tenía algún tipo de enfermedad que afectaba a su flotabilidad y que hacía que siempre estuviese varado en el fondo del acuario.


Desde entonces, Derek ha intentado todo tipo de cosas para hacer que el pez volviese a flotar y fuese feliz como el resto de peces. Tratamientos especiales del agua o dietas especiales, todo lo que se le ocurría para salvar al pez.

Hasta que, por fin, ha tenido una idea reveladora. Derek ha construido una especie de 'silla de ruedas' para peces.

El invento consiste en unos tubos de aire, como los que suele haber en las peceras, colocados alrededor del pez. A estos tubos se le añaden unas válvulas que actúan como 'silla' para apoyarlo, unas pesas en la parte inferior de la silla, y algo en la parte superior, como espuma de polietileno, para que flote. Poco a poco se van quitando las pesas hasta conseguir la flotabilidad adecuada, para que el animal no sienta que está arrastrando una silla.

Derek le envió la foto a Taylor mostrándole su invento, y la chica no dudó en compartirlo por sus redes sociales, hasta el punto de que se ha hecho viral y todo el mundo se ha solidarizado con este pequeño pez.

El pez estará encantado con su nueva silla y ya podrá disfrutar de una nueva vida, como el resto de sus amigos peces.

Compartir en:
PUBLICIDAD

Hazte Eco

Cerrar ventana
Cerrar ventana