Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

El año del reciclaje

Hazte Eco y recicla
HASTA AHORA LOS EXPULSABAN

Encuentran en el organismo de delfines insecticidas usados en hogares y el campo

Un grupo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha encontrado en el organismo de delfines restos de insecticidas que se utilizan en hogares y con fines agrícolas. Aunque hasta ahora, se consideraba que estos mamíferos expulsaban completamente dichos productos químicos una vez degradados.

Delfines en Tenerife Delfines en Tenerife | Foto: antena3.com

Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 22/08/2012 a las 10:09 horas

El trabajo, que publica la revista 'Environment International' y liderado por Damià Barceló, considera "sorprendente" el hallazgo de insecticidas piretroides y ha analizado la acumulación de estos contaminantes en los delfines de Brasil.

Las mayores concentraciones se han encontrado en las crías de delfines, que se considera que no están preparadas para metabolizar estos compuestos, como señala el estudio, en el que también ha participado la científica del CSIC en el Institut de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (Idaea) Ethel Eljarrat.

El grupo ha analizado 23 ejemplares tras localizar las muestras de delfines varados en las playas o atrapados en redes de pesca, y revela concentraciones de 7,04 nanogramos por gramo de grasa en adultos y de 68,4 en crías. Los investigadores destacan la gran diferencia en las concentraciones de adultos y crías, y explican que las segundas los han recibido por transmisión materna.

La científica Eljarrat ha constatado que "es cierto que los piretroides se metabolizan y degradan, pero este estudio demuestra que queda una parte que se metaboliza en el organismo", donde llegan procedentes de las concentraciones que registra el mar.

En otro estudio previo en el Delta de l'Ebre (Tarragona), los investigadores hallaron estos contaminantes en muestras de agua y sedimentos. El trabajo revelaba que en junio, después de la fumigación de los arrozales, se podían encontrar niveles de 85 nanogramos por litro de piretroides en el agua y de hasta 72 por gramo en los sedimentos.

No obstante, tres meses después, entre septiembre y octubre, los niveles en el sedimento, que es donde se suelen quedar retenidos, habían bajado por debajo de los tres nanogramos.

Los prietroides se degradan al ser expuestos a la luz solar, y en el medio ambiente acaban por desaparecer, pero los investigadores advierten de que su uso extendido hace que siempre estén presentes y se acaben acumulando, aunque sólo sea una parte.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana