Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

El año del reciclaje

Hazte Eco y recicla
BASADA EN UN ESTUDIO DEL RÍO RHIN

Descubren la relación entre los inviernos fríos en Europa y la baja actividad solar

Un equipo de investigadores ha analizado las temperaturas en las diferentes etapas del ciclo solar, que dura 11 años, y ha determinado que los inviernos inusualmente fríos coinciden con la baja actividad solar, es decir, cuando las manchas del Sol son mínimas. Para obtener los resultados, se han basado en la congelación del río Rhin (Alemania).

Ola de frío polar en Europa En Siberia oriental se alcanzarán los 50 grados bajo cero | Foto: EFE

Agencias  |  Madrid  | Actualizado el 24/08/2012 a las 12:13 horas

"El equipo se decidió por el Rhin porque tiene una congelación especial, tan simple como 'hay hielo o no hay', nunca hay medias tintas", ha indicado el autor principal, Frank Sirocko, que ha apuntado que la gran longitud del río indica que se necesitan temperaturas muy extremas para que se congele totalmente.

Así, ha explicado que, desde principios del siglo XIX hasta mediados del XX, los pescadores y marineros del Rhin tienen registros anuales de cuando el hielo ha obstruido la vía fluvial y el transporte marítimo. Utilizando estos documentos, así como otros relatos históricos, los científicos encontraron que, entre 1780 y 1963, el Rhin se congeló en varios lugares 14 veces diferentes.

De estos datos, determinaron que 10 de las 14 congelaciones ocurrieron durante los años en los que el Sol tenía manchas solares mínimas. Gracias al uso de métodos estadísticos, los científicos han señalado que existe una probabilidad del 99 por ciento de que todos los inviernos extremadamente fríos en Europa Central coincidan con épocas bajas en el ciclo solar.

Sirocko ha señalado que es "la primera vez que se ofrecen datos estadísticos sólidos de que la sucesión de inviernos fríos durante los últimos 230 años en Europa Central tienen una causa común".

Los investigadores han explicado que, cuando el número de manchas solares está bajo, el sol emite menos radiación ultravioleta. Menos radiación significa un menor calentamiento de la atmósfera terrestre, lo que provoca un cambio en los patrones de circulación de los dos niveles más bajos de la atmósfera, la troposfera y la estratosfera.

Estos cambios producen fenómenos climáticos, como la Oscilación del Atlántico Norte, y un patrón de variaciones de presión atmosférica que influye en el viento en el Atlántico Norte y el comportamiento del clima en las regiones de Europa y sus alrededores.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana