Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
EN LOS AÑOS 60 Y 70

La clínica Fernando Zamacola de Cádiz bajo sospecha

Todos los casos tienen puntosen común, sucedieron en los años 60 y 70 en Cádiz en la Residencia Fernando Zamacola. Los niños recién nacidos murieron y sus padres no pudieron ver los cadáveres y tampoco recibieron una explicación convincente de la muerte. Ahora, por primera vez, esas familias se han reunido e intentan que la fiscalía inicie una investigación para saber que ocurrió de verdad.

  • La clínica Fernando Zamacola de Cádiz bajo sospecha
  • Todos los casos tienen cosas en común, sucedieron en los años 60 y 70 en Cádiz en la Residencia Fernando Zamacola. Los niños recién nacidos murieron y sus padres no pudieron ver los cadáveres y tampoco recibieron una explicación convincente de la muerte. Ahora, por primera vez, esas familias se han reunido e intentan que la fiscalía inicie una investigación para saber que ocurrió de verdad.
  • Bebés robados, Clinica Fernando Zamacola , Niños robados,
  • clinica-fernando-zamacola-cadiz-sospecha
Video: antena3.com

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 16/02/2012 a las 13:18 horas

De momento, hay dieciséis casos en la provincia de Cádiz, podrían ser más. Las familias pensaban que se trataban de situaciones únicas, ahora se dan cuenta de que sus sospechas eran más comunes de lo que creían. “Yo se que no la voy a recuperar, pero quiero que sepa que yo no la abandoné”.

Cuatro de los casos fueron niños nacidos en la Residencia Fernando Zamacola de Cádiz, una clínica que se cerró y que dio paso en 1977 al nuevo hospital Puerta del Mar. Aquí, dos años antes, la madre de Chari tuvo una niña a los nueve meses de gestación. Nació sana y era tan hermosa que llamó la atención de las enfermeras. Unas horas después del nacimiento les dijeron que la niña había muerto y afirman que la causa de la muerte era que la niña era prematura, sin embargo, el embarazó duró nueve meses. A su padre le enseñaron un bulto y no le permitieron identificar el cadáver.

Los niños se enterraban en fosas comunes en el cementerio de San José, hoy abandonado. La exhumación de las tumbas permitirá despejar las dudas, y es lo primero que solicitan a la fiscalía.

Paquí y Andrés obtuvieron ese permiso con la excusa de trasladar el cuerpo de su hija a otro cementerio, pero en la fosa no había nada. “Pedimos explicaciones y nos dijeron que eso era lo que había”. Francisca Pinto dio a luz en 1979 en la clínica Zamacola, le dijeron que la niña había muerto con el cuello roto. Sin embargo, Andrés vio como su hija en la incubadora movía piernas y manos.

Tras la noticia del fallecimiento solicitó verla, pero en el depósito sólo encontraron el cuerpo de un niño. “La niña no aparecía por ningún lado, pero en aquellos tiempos, nosotros que éramos de campo, nos decía el médico esto es lo que hay y es lo que hay, y cállate”. Más de treinta años después saben que encontrar justicia es difícil, al menos lo que quieren son respuestas.

Compartir en: