Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar
SUBIDA A SU RED SOCIAL LITTLE MONSTERS

Lady Gaga confirma que sigue con Taylor Kinney con una imagen romanticona

La descarada Lady Gaga pone fin a los rumores de crisis con Taylor Kinney de la mejor forma que  lo sabe hacer: con una fotografía de los dos dándose mimos. Una imagen muy íntima subida por la actriz a su red social, que hace correr la imaginación de cualquiera al verla, pero que sobre todo confirma que todo va... ¡viento en popa entre ellos!

Lady Gaga junto con Taylor Kynney Desatan su pasión en una piscina | Foto: Little Monsters

celebrities.es  |  Madrid  | Actualizado el 08/08/2012 a las 17:06 horas

¡Lady Gaga y Taylor Kinney se han fotografiado en una piscina derrochando amor por todos lados! La cantante ha decidido compartir a través de su red social una imagen de lo más picantona en brazos de su fortachón Kinney, intentando poner  fin a los rumores de ruptura entre los dos.

Gaga se ha caracterizado por la gran discreción con la que lleva su vida íntima. Las declaraciones sobre sus relaciones personales han sido siempre escasas, ella es más de fotografías que describan el momento por el que pasa. Por ello, esta vez se ha vuelto a ahorrar las palabras y a través de la red Little Monster ha subido una instantánea de lo más insinuante.

En ella podemos ver a la cantante dentro de una piscina, junto con su novio, antes de fundirse en un apasionado beso de amor. Con el movimiento del agua no queda muy claro, pero parece que la cantante está como dios la trajo al mundo y sujeta por los musculosos brazacos de Kinney.

Aunque parezca la continuación del videoclip de GagaTú y yo', en el que ella era una sirena y Taylor el hombretón que la rescataba, esto es real. Y tan real que con esta prueba de amor, se terminan todos los rumores que apuntaban que la estrella había conocido a un cocinero griego del que se supuestamente se había enamorado. ¡Qué viva el amor!

Compartir en:
PUBLICIDAD