EXFOLIACIÓN: TODO LO QUE HAY QUE SABER

¿Qué es la exfoliación? ¿Para qué sirve? ¿Cómo se hace? Contestamos a todas tus preguntas para que veas cuál es el papel que juega en tu belleza. Para empezar, piensa en que para tener una piel suave como la seda, no hay nada comparable a una buena exfoliación, ni cremas, ni geles, ni esponjas… ¡sin ella la suavidad está incompleta!

EXFOLIACIÓN: TODO LO QUE HAY QUE SABER

Todo lo que hay que saber sobre la exfoliación | Foto: Banco de imágenes

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 23/07/2014 a las 15:38 horas

La exfoliación ha sido, hasta hace poco, esa gran desconocida. Puede que sea uno de esos rituales con los que estamos menos familiarizados, o incluso al que menos importancia le damos. Hoy queremos cambiar esa forma de pensar, pues la exfoliación es muy importante para presumir de piel bonita y reluciente, ¡tanto en el rostro como en todo el cuerpo!

Qué es

La exfoliación en sí es una limpieza de las capas superiores de la piel, un barrido que elimina la suciedad acumulada durante el día, el sudor, el maquillaje y todas aquellas sustancias residuales de la piel: las células muertas y las impurezas.

Para qué sirve

Sirve para descubrir la belleza y el brillo de la piel, limpiando las impurezas que la esconden, y prepara la piel para recibir el tratamiento de belleza y cuidado que le vayamos a aplicar después. Digamos que la exfoliación abre la puerta a una mejor asimilación de los ingredientes activos de las cremas y los sérums. ¡Con la piel limpia todos los tratamientos amplifican su efectividad!

Cómo se hace

La oferta de peelings y agentes exfoliantes es muy amplia, por eso es importante saber elegir cuál es el que nos va a proporcionar los resultados que buscamos. Hay fórmulas granuladas que ayudan a arrastrar las sustancias que queremos eliminar, elígela aromática o haz tú misma una crema en casa de forma natural. El azúcar moreno mezclada con yogurt está muy bien, pero hay muchas recetas exfoliantes que puedes probar tú misma en casa fácilmente y cada una de ellas te podrá ayudar a potenciar un aspecto de tu piel.

La forma más tradicional de hacer la exfoliación es, o bien masajeando con las manos, o bien con una esponja de fibras o un guante de crin. Con estas opciones has de tener cuidado, no vayas a lastimarte la dermis. Como la ciencia avanza a grandes pasos, y la tecnología hace posibles tantas cosas, nosotr@s te recomendamos que emplees un cepillo rotacional, para que la exfoliación sea realmente efectiva, delicada y mimosa con tu piel, y con grandes resultados.

“Modo de empleo”

Para que sea efectivo, relajante y agradable, humedece con agua la superficie a tratar. Después extiende tu gel o crema exfoliante, y ve pasando delicadamente el cepillo por toda la superficie. ¡Verás qué agradable! Hazlo con movimientos rotacionales e insiste en las zonas que creas que más lo necesitan. Te sorprenderá la suavidad que descubrirás en tu piel.

Algunos consejos

- Tras la ducha o incluso mientras estás en ella es el mejor momento.

- No lo hagas sobre la piel irritada, tras tomar el sol o después de una sesión láser.

- No es recomendable hacerlo más de una vez por semana en las pieles secas, ni más de dos sobre las grasas.

- Aconsejamos usar un producto específico para la exfoliación, de gránulos suaves si tienes la piel sensible, y más rugosos para pieles normales.

- No es recomendable exfoliar áreas muy delicadas del cuerpo, como el escote o los senos.

- Debe insistirse especialmente en las zonas más rugosas, como codos, rodillas o tobillos.

- Enjuágate con agua tibia y luego fría.

- Al terminar, aplica tu tratamiento de sérum corporal o crema hidratante, nutritiva o protectora.


¿Un consejo? A la hora de la exfoliación necesitamos un largo ritual para conseguir unas piernas perfectas, y no siempre tenemos todo el tiempo del mundo. Usando una buena maquinilla podrás exfoliar la piel a la vez que te depilas, ¡y no te llevará más de 5 minutos!