HUGO

HUGO

Transgresores: Romper las reglas conduce al éxito

Desde el día en que Duchamp colocó un inodoro en un museo al momento en que Miguel Bosé apareció en la tele ataviado con una falda de su madre. O cuando un danés excéntrico llamado Lars Von Trier decidió olvidar el trípode, al tiempo que un tipo del extrarradio de Barcelona se inventaba una tortilla de patatas con chips. O un Pollock ebrio y desenfrenado lanzaba cubos de pintura a lo loco sobre un gran lienzo en el suelo sin saber que algún día su obra nos iba a dejar paralizados en el MOMA, y un tal Colón se empeñaba en ir a las Indias por el este.

Transgresores: Romper las reglas conduce al éxito
Transgresores: Romper las reglas conduce al éxito | adencias

Son algunos de los grandes transgresores de la Historia, que llegaron para demostrar que las normas están justamente para romperlas. Lo mismo que estos rebeldes contemporáneos, que con valentía e inteligencia han conseguido romper con lo establecido y crear algo nuevo y maravilloso. Porque las normas están para saltárselas, aseguran. Eso sí, no sin antes conocerlas muy bien.

-Dabiz Muñoz, el chef ‘punk’

Si antes no hubiese existido Ferran Adrià, que llevó a cabo su tarea de revolucionar el mundo de la gastronomía con mucha más sencillez y menos parafernalia, probablemente hoy Dabiz Muñoz no sería quien es. El chef de DiverXO lleva cresta y vaqueros, es cool a rabiar, sale con una estrella de la tele, es irreverente y provocador, y va por el mundo convencido de que nadie más que él se merece esas tres estrellas Michelin que tan bien defiende.

Y es que Dabiz –quien desafía lo establecido incluso con la grafía de su nombre– decidió que ya era hora de dejar a un lado la merluza a la donostiarra y apostar, por poner solo un ejemplo, por platos como el tomate en cinco texturas (salmorejo, helado, confitado, en polvo y en bolitas).

-Craig Wight, con el dinero sí se juega

El misterio que ha rodeado desde siempre la identidad de este genio de la tecnología ha contribuido, sin duda, a forjar su leyenda. El creador de bitcoin –una criptodivisa que vio la luz en 2009 y hoy en día supone una quinta parte del PIB estadounidense– ha sido conocido hasta hace poco con el seudónimo de Satoshi Nakamoto y ha sido el artífice de uno de los grandes inventos del siglo XXI: una alternativa al dinero tradicional.

El bitcoin es una divisa electrónica, que a diferencia del euro o el dólar no cuenta con un emisor central, sino que se produce directamente por las personas y empresas. Las transacciones con bitcoins son cada vez más habituales, y Wright se ha convertido en una suerte de genio loco que un día decidió plantar cara solito al sistema financiero internacional. Y no le fue mal.

-Raindolf Owusu, el Zuckerberg africano

Así le ha bautizado la revista Forbes, que no ha sido la única en aplaudir hasta la saciedad la idea de este chaval de Ghana que un buen día decidió plantear al mundo la gran pregunta: ¿por qué el software que utilizan los africanos se desarrolla en Estados Unidos? Y enseguida se puso a trabajar para solucionar el problema, creando Oasis Websoft, la compañía que ha desarrollado el primer navegador africano (Anansi Web Browser), que se adapta a las características diferenciales del continente, a su idiosincrasia y sus problemas. Owusu despierta pasiones a su paso, y causa una suerte de respeto y admiración por ser el tipo que, a sus veintitantos, ha sido capaz de desafiar nada menos que a Jobs y a Gates.

-Hit the road, parkour enmascarado

El parkour es, sin duda, la disciplina que ha llegado para demostrar que el cuerpo humano y el entorno urbano no tienen límites, y los chicos de Hit the Road, un colectivo francés que se dedica a ello, para agitar la moral occidental con sus propios cuerpos. Esta disciplina consiste en el desplazamiento por espacios urbanos con la única ayuda del cuerpo, y fue la que condujo a los componentes de Hit the Road, a los que hemos visto escalando la Torre Eiffel, hasta la central nuclear de Chernóbil. No consiguieron hacer parkour, pero sí vivieron una gesta que pocos han podido explicar: burlaron los controles policiales, se enfundaron máscaras y se colaron en un universo apocalíptico y desolador que quedó plasmado en este vídeo. Y que todavía hoy les hace despertar sobresaltados por la noche.

-Borondo, un Velázquez rebelde

Que el arte es patrimonio exclusivo de los museos es algo que, por fortuna, se empezó a cuestionar hace tiempo. Y que haya sido un joven segoviano uno de los encargados de arrojar un poco de luz sobre el asunto demuestra que nada mejor que olvidar lo preestablecido y dejar que la mente fluya sin prejuicios, sin olvidar ni por un segundo la máxima de HUGO: ahora es tu momento.

Desde pequeño, Gonzalo Borondo pintaba cualquier cosa que tuviese delante y hoy en día se ha convertido en uno de los grandes exponentes del streetart español. Porque edificios derruidos, cabinas de teléfono y cualquier pared random pueden ser el mejor de los lienzos para acoger las pinturas de Borondo, que nos muestran que unir tradición y modernidad suele ser siempre una gran idea: sus trabajos se inspiran en los clásicos de la pintura europea y en el arte callejero más transgresor. Buena mezcla, sin duda.

Si como ellos, tu te consideras una persona transgresora...#Yourtimeisnow participa en nuestro concurso porque podrás conseguir 10.000€ para financiar tu proyecto ¡No dejes pasar la oportunidad! ¿Quien sabe dónde podría llevarte?.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.